6.5 C
Talca
InicioCrónicaAquí discurso completo del alcalde Juan Carlos Díaz en el 281° aniversario...

Aquí discurso completo del alcalde Juan Carlos Díaz en el 281° aniversario de Talca

Estimados vecinos de Talca, distinguidos invitados, autoridades presentes, queridas amigas y amigos

Hoy nos encontramos aquí reunidos para celebrar un nuevo aniversario de nuestra amada ciudad de Talca, que hoy cumple 281 años de vida. Cuna de historia y tradiciones, que ha enfrentado diversos desafíos a lo largo de los años, pero que ha sabido levantarse y demostrar su resiliencia.

Este es un momento muy especial para nuestra ciudad y me honra enormemente que podamos celebrarlo con quienes se encuentran hoy acá, porque cada uno de ustedes ha contribuido a trazar esta historia desde diversos ámbitos y que, en esta ocasión, se han desplazado expresamente a este teatro para participar con nosotros en este acto. …  Gracias a todos, por su presencia y compañía.

En un día como hoy nuestra ciudad comenzaba a caminar, por la senda que nosotros elegimos, para avanzar junto a otras ciudades, que forman parte de este hermoso país, que desde sus inicios ha creído en la libertad, en la descentralización y en la seguridad compartida.

Con la perspectiva que nos ofrecen estos más de dos siglos, no cabe duda de que nuestra fundación marcó un punto de inflexión en nuestro devenir histórico como ciudad y en nuestra posición futura como parte de un país en crecimiento.

Al comenzar el siglo XIX, Talca estuvo conformada por quince manzanas de forma regular; tenía poco más de dos mil habitantes; dos iglesias; un convento; tres escuelas, la sede del Cabildo y una cárcel municipal.

Hoy nuestra comuna cuenta con una superficie de 232 Km2 y una población de 227.674 habitantes (117.248 mujeres y 110.426 hombres), acogiendo a un 22,22% de la población total de la región del Maule.

Esto sitúa a Talca dentro de las ciudades más grandes de Chile y vuelve como urbe, a acceder a la relevancia que alguna vez tuvo entre las principales ciudades del país.

Este hecho nos obliga a mirar hacia adelante y abordar los desafíos que se avecinan con una visión que ponga a las personas en el centro – como siempre lo hemos hecho – considerando la sostenibilidad, la solidaridad e inclusión y la seguridad como pilares fundamentales de este desafío.

Ban Ki-Moon, ex Secretario General de la ONU, Naciones Unidas, nos señaló con mucha claridad porqué debemos hacernos cargo de la sostenibilidad cuando nos alertó con la siguiente frase: “Fracasaremos en nuestro deber hacia las generaciones futuras si no cambiamos nuestra forma de pensar y de actuar. La sostenibilidad no es un objetivo distante, sino un imperativo presente”.

Como bien sabemos, la sostenibilidad se refiere a la capacidad de satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades, abarcando los ámbitos económico, social y ambiental. Esto implica buscar un sabio equilibrio entre el crecimiento económico, la equidad social y la protección del medio ambiente, con el objetivo de garantizar un desarrollo armonioso y duradero.

En términos económicos, la sostenibilidad implica el uso responsable y eficiente de los recursos para garantizar un desarrollo económico justo y equitativo. En el ámbito social, se refiere a la promoción de la igualdad, la inclusión y la justicia social, asegurando que todos los individuos tengan acceso a una buena calidad de vida. En el ámbito ambiental, la sostenibilidad implica el uso responsable y sostenible de los recursos naturales para garantizar su conservación para las futuras generaciones.

En Talca, capital sustentable – como nos gusta llamarnos – hemos logrado visualizar las oportunidades que esta visión de ciudad nos genera y hemos decidido avanzar con convicción y compromiso porque creemos firmemente que la sostenibilidad en las ciudades intermedias son una oportunidad para acelerar este desafío.

Talca no ha querido pasar por alto el desarrollo sostenible y creemos que se encuentran en una posición única para abrazar la sostenibilidad y cosechar sus ventajas. Permítanme compartir con ustedes por qué adoptar medidas sostenibles es un enfoque estratégico y eficaz para estas ciudades.

En primer lugar, es esencial comprender el contexto en el que nos encontramos. El crecimiento urbano está en constante aumento, y las ciudades intermedias, como Talca, desempeñan un papel crucial en este proceso. Nuestra ciudad se ha convertido en un motor de desarrollo económico y social, atrayendo a personas en busca de oportunidades y una mejor calidad de vida. Sin embargo, este crecimiento desenfrenado puede generar desafíos en términos de infraestructura, calidad ambiental y equidad social.

Aquí es donde entra en juego la sostenibilidad. Adoptar medidas sostenibles en las ciudades intermedias es una estrategia inteligente y proactiva para abordar estos desafíos. Al hacerlo, estas ciudades pueden crear un entorno más equilibrado y resiliente para sus habitantes y las generaciones futuras.

Una política importante para generar este entorno más equilibrado ha sido lo que la Alcaldesa de Paris, Ana María Hidalgo ha denominado “la ciudad a 15 minutos”. Concepto perfeccionado por el urbanista francés Carlos Moreno que propone un modelo de desarrollo urbano sostenible basado en la creación de ciudades más compactas y accesibles, donde los residentes pueden acceder a todas sus necesidades diarias dentro de un radio de 15 minutos a pie, en bicicleta o en transporte público. El objetivo es reducir la dependencia del automóvil y fomentar la vida comunitaria, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental.

En Talca, ha sido parte de esta gestión acercar todos los servicios que presta la municipalidad a diversos sectores de nuestra ciudad, colocando a disposición de nuestros vecinos y vecinas oficinas municipales, oficinas de seguridad y farmacias municipales, en sus barrios. Esta decisión ya ha mostrado beneficios concretos para nuestros habitantes por lo cual, ahora con más planificación, seguimos avanzando en esta medida. Hoy estamos desarrollando los proyectos para contar con 6 nuevas oficinas municipales de seguridad, que se suman a las de Bicentenario, Faustino González y Doña Florencia.

En definitiva, se trata de construir una ciudad del futuro pensando en las personas y también en la movilidad sostenible. En Talca, queremos ser innovadores a nivel país en este aspecto. Queremos fomentar el uso de bicicletas y medios de transporte limpios, reducir la contaminación y mejorar la calidad del aire que respiramos.

Es por ello que, a inicios de esta semana firmamos junto a la Seremi de Vivienda y Urbanismo y de Transportes un Convenio que nos permita trabajar conjunta y coordinadamente en un Plan de Movilidad Sostenible para Talca, porque estamos convencidos que el problema de la movilidad es un tema que debe ser asumido por todos y todas. Este Plan de Movilidad Sostenible, nace como una de las propuestas que el Plan de Regeneración de Casco Histórico identifica para mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas de Talca, recuperar nuestro casco histórico y volver a darle vida al corazón de nuestra ciudad.

También queremos seguir mejorando la accesibilidad de nuestras calles y espacios públicos para todas las personas. Para ello, hemos invertido tiempo y recursos en generar proyectos de reposición de aceras y calzadas, como así mismo de espacios públicos en distintos sectores de nuestra ciudad, donde destacan proyectos a escala de barrio y otros a escala urbe como la Ciudad Deportiva o la recuperación del Bosque Municipal, ambos en etapa de evaluación.

También, con orgullo puedo señalar que hemos invertido en mejorar y aumentar las áreas verdes de la ciudad, generando espacios agradables y donde se pueda convivir armoniosamente.

Hemos generado un plan de reciclaje en toda la ciudad, hemos instalado puntos limpios, en definitiva estamos trabajando para contribuir a vivir en un lugar más apropiado y con un fuerte enfoque en el cuidado del medioambiente.

Pero la sostenibilidad no es el único tema que nos preocupa.

La solidaridad e inclusión también es un eje fundamental para construir una ciudad más justa y equitativa. En Talca, nos hemos destacado por nuestra solidaridad y compromiso con los más necesitados. Durante la pandemia, vimos como la comunidad se unió para ayudar a quienes más lo necesitaban y como municipalidad asumimos un rol protagónico y relevante en momentos tan duros.

Me gustaría poner en valor ante todos ustedes la participación de nuestros funcionarios en las diferentes actividades y operaciones, tanto en esos momentos complejos como ahora.

Para la municipalidad de Talca, ofrecer a sus vecinos los servicios de los hombres y mujeres que trabajan en esta institución ha sido -y es- un compromiso sumamente valioso y permanente en el tiempo. Es para mí un verdadero honor encabezar todas las iniciativas de carácter social que como entidad realizamos de manera a veces silenciosa, pero principalmente cerca de nuestros vecinos más vulnerables.

El desafió es generar siempre iniciativas de asistencia, de atención social y de desarrollo comunitario, orientados a generar mayor integración, oportunidades y mejores condiciones de vida para los talquinos.

En este sentido me parece relevante destacar el desarrollo de actividades, talleres, capacitación, extensión, programas de prevención, entre otras iniciativas orientadas al desarrollo social, proveniente desde la municipalidad, desde sus diferentes unidades.

Así como recalcar nuestro compromiso como entidad, de estar cerca de nuestros vecinos más vulnerables y de poner a su disposición, de los recursos de que dispongamos para enfrentar situaciones de emergencia, procurando la equidad y respuesta oportuna a las necesidades que les toca enfrentar.

Un ejemplo de esta preocupación social, es la implementación y mantención del servicio de trasporte en buses eléctricos, para que nuestros adultos mayores y personas con discapacidad puedan trasladarse de manera segura y gratuita;

Esa solidaridad es la que queremos seguir fomentando en nuestra ciudad, así como aquella que promueve actividades para el fomento de hábitos y estilos de vida saludables y el trabajo con grupos de referencia, como por ejemplo “la casa de la mujer y equidad de género” o “la casa de la juventud”, que prestan apoyo a sus beneficiarios y generan espacio de ayuda mutua y de sana convivencia.

Como tercer desafió, quisiera ahondar en un tema que es muy atingente a nuestros días y que nos tiene a todos comprometidos en su solución. Me refiero a la seguridad y sus efectos en nuestra ciudad y en nuestra comunidad.

Sabemos que una gestión efectiva de la seguridad pública debe considerar los aspectos sociales, económicos y ambientales de manera integral, fomentando la participación ciudadana y la colaboración interinstitucional para lograr una sociedad segura y sostenible.

También sabemos que la inversión en políticas de seguridad pública es una inversión a largo plazo que fortalece la cohesión social, previene conflictos y contribuye al crecimiento económico, generando beneficios sostenibles tanto para las personas como para sus ciudades. Por lo tanto, tenemos que generar las condiciones que tiendan a construir una ciudad más segura, pues como dijo Juan Manuel Santos, ex presidente de Colombia y Premio Nobel de la Paz “La seguridad pública es una cuestión de confianza, no de fuerza”.

Sé que entre las prioridades de todos nosotros – junto con una educación de calidad; una salud digna; y el desarrollo de oportunidades para nuestro crecimiento espiritual y material – está la seguridad de nuestros hogares, de nuestros barrios, de nuestra ciudad.

Sé el valor que tiene vivir en paz… ¡sin miedo!… teniendo la certeza de que nuestras familias vuelvan seguros de sus colegios y lugares de trabajo; o la tranquilidad de que podemos ocupar los espacios públicos de manera relajada.

Sin embargo, en los recorridos por los diferentes territorios me ha tocado ver la angustia y preocupación de las vecinas y vecinos por diversos hechos acontecidos, en nuestra ciudad y también en nuestro país. Siento, como autoridad, que tenemos que acompañar y dar la protección que ellos nos demandan.

Siento además que resulta inaceptable la agresión entre las personas, nos recuerda, y lo hace de manera trágica, el enorme valor en nuestras vidas de la paz y de la seguridad.

Debemos por lo tanto de manera colaborativa, las distintas entidades, tanto públicas como privadas y los ciudadanos en su conjunto, como comunidad, recuperar este valioso bien público, base del desarrollo y del buen vivir.

Debemos ser garantes del derecho a la integridad personal, la inviolabilidad del domicilio y la libertad de movimiento. Promotores de una educación que esté basada en los valores, el respeto por la ley y la tolerancia.

Brindar espacios de encuentro para cada uno de los talquinos, de manera de aumentar la cohesión social de nuestros habitantes.

Es por todo esto, que desde el Municipio estamos funcionando como articuladores de un gran proceso de trabajo, multidisciplinario, planificado y responsable. Estamos aliándonos con las policías, el gobierno central, la Gobernación Regional, las organizaciones comunitarias y la sociedad viva, en torno a un mismo propósito: tener una ciudad más segura para todos y todas.

Seguiremos trabajando con nuestros vecinos y vecinas: escuchándolos y haciéndolos parte de las soluciones.

Nuestro desafío para los próximos años, para Talca es lograr vivir en paz.

Pero nuestra seguridad colectiva también necesita, para hacer frente a todos los retos comunes de corto plazo, que tomemos medidas urgentes, un ejemplo de esto es  nuestro Plan Vigilante, único en nuestro país que conjuga recursos, planificación, participación ciudadana y CONFIANZA.

Hoy ya hemos ingresado al Gobierno Regional para su financiamiento este ambicioso proyecto para dotar a nuestra ciudad de cámaras, postes inteligentes y pórticos para toda la cuidad. También tenemos ya aprobados dos iniciativas que nos permitirán dotar a los territorios de 8 camionetas eléctricas de seguridad pública; vehículos que contarán con GPS, cámaras internas y externas e intercomunicadores para estar en permanente conexión con la Central de Carabineros (Cenco). Asimismo, estamos avanzando en la ampliación de la sala de monitoreo, que permitirá aumentar la capacidad para operar las cámaras instaladas en distintos puntos de la ciudad y así apoyar la labor preventiva tanto de Carabineros como de nuestro departamento de Seguridad Pública.

Y como ya les mencioné estamos trabajando en edificar 6 nuevas oficinas de seguridad en los territorios que también van a permitir acercarnos a la comunidad y brindarles el apoyo que requieren.

Soñar una ciudad que nos aliente a ser más, no es una tarea fácil y hacerla posible, tampoco lo es, pero me siento orgulloso, de poder junto a ustedes, vivir en Talca.

Una ciudad que nos acoge, que nos alegra, que nos permite compartir en sus múltiples espacios, una ciudad que nos reconforta en momentos difíciles, que nos hace vibrar al ser solidarios, que nos permite desarrollar deportes, caminar por sus calles, recorrer nuestros parques, contemplar nuestro río y su entorno natural que bordea la ciudad. Una ciudad para hacer familia.

Nuestro Talca, nunca se detiene y eso es gracias a su gente, al valor de cada habitante de esta tierra y a lo que todos hacemos diariamente para empujar esta urbe, cada uno por supuesto a su manera y de la mejor forma que puede.

Sigamos trabajando, desde donde nos toque, para lograr la ciudad que soñamos juntos, complementándonos mutuamente, ya que tengo la convicción de que así como compartimos las mismas amenazas y desafíos, también compartimos anhelos y sueños como talquinos que somos.

Como alcalde, como líder comunal es mi deber atender e incorporar las diferentes miradas sobre el desarrollo de ciudad, y valorar lo que puede aportar una amplia diversidad de visiones, conocimientos e intereses, es por esto que los invito a soñar un Talca mejor, un Talca para todos, desde su propia riqueza como seres humanos habitantes de esta hermosa ciudad que hoy nos acoge con orgullo.

Nuestras acciones serán un legado para las nuevas generaciones y espero que los talquinos y talquinas estemos orgullosos de habitar esta ciudad y de lo que heredaremos a nuestra descendencia.

Entonces… los invito a que mantengamos viva la esperanza y sigamos adelante, juntos… juntos… siempre juntos, por este Talca que tanto amamos… por la ciudad, por nosotros y nuestras familias.

Que Dios los bendiga y ¡feliz cumpleaños a nuestra querida ciudad!

MUCHAS GRACIAS

Mantente Informado
17,094FansMe gusta
7,403SeguidoresSeguir
2,501SeguidoresSeguir
1,130SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas