10.1 C
Talca
InicioOpiniónBIENESTAR EN EL LUGAR DE TRABAJO: UN BENEFICIO PARA TODOS por Flérida...

BIENESTAR EN EL LUGAR DE TRABAJO: UN BENEFICIO PARA TODOS por Flérida Rivera

La violencia hacia trabajadores de la salud no puede ser naturalizada. Se requiere un compromiso urgente para realizar una intervención eficaz y poner en marcha sistemas de prevención y de denuncia efectiva. No podemos seguir lamentando la pérdida de más colegas.

En las últimas semanas hemos sido expectadores de numerosos eventos de violencia dirigidos a trabajadores sanitarios. En algunos casos, la angustia percibida por las víctimas ha tenido un desenlace fatal que los ha llevado al suicidio y, en otros, a eventos de violencia física desmedida con graves lesiones siendo hospitalizados.

Los agresores son diversos: un compañero, un supervisor o ciudadanos descontentos por la espera o la atención recibida. Esto se produce, como consecuencia de las exigencias cognitivas, psicológicas y sociales que provocan ambientes de estrés, manifestándose en violencia psicológica, física e incluso sexual, cuyas principales víctimas son  mujeres, pero no son las únicas.

Pese a la legislación, la evidencia de los últimos meses ha dejado al descubierto que los elementos de denuncia son escasos, existe temor y son poco efectivos, pues no sancionan al agresor, perpetuando el problema y exponiendo al personal cometer errores en su quehacer por estar ansiosos, descontentos, distraídos y temerosos de las agresiones recibidas constantemente.

Los directivos de los centros hospitalarios, deben desarrollar estrategias de fomento para que estos hechos no se queden solo en las conductas reactivas, como lo hemos visto durante el presente año, pues más allá de dar una solución parecen naturalizar la problemática.

La solución nos involucra a todos: trabajadores testigos de estos eventos, autoridades que deben desarrollar estrategias de apoyo y sistemas de denuncia efectivos y, por último, políticas que sancionen y resuelvan de manera eficiente.

Actualmente hemos sido testigo de lo lentas e inefectivas de las intervenciones que solo han conseguido perpetuar que han ido escalándose en los ambientes de trabajo sanitario. Dejemos de ser meros espectadores de un problema en ascenso y pidámosle a nuestra comunidad y directivos acciones efectivas para no seguir lamentando la pérdida de futuros colegas.

Flérida Rivera

Académica del Departamento de Enfermería

Universidad Católica del Maule  

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas