12.9 C
Talca
InicioCrónicaDe igualdad y otras patrañas

De igualdad y otras patrañas

En resumen, creo que nos mintieron. 

Dijeron que éramos iguales a los hombres. 

O sea, iguales iguales no, pero era un tema solo físico. 

Y era, hasta celebrable: ¡Vive la différence! Decían los franceses.

Y nos transmitieron que era cosa de estudiar y trabajar de igual a igual para demostrar que entre nosotras y ellos no había diferencia. 

¡Podíamos llegar tan lejos como quisiéramos! Tan lejos con ellos.

Pero había una trampa….

Había que estudiar y trabajar, dar lo mejor de nosotras. Pero, había que seguir siendo mujer. Y mamá y amante y dueña de casa. 

Y por supuesto, verse bien en el proceso. 

Porque, ha de saber usted, que las mujeres debemos «ser y parecer», como la mujer del César. Cosa, que por supuesto, al César famoso no se le pide.

Pero ojo que una cosa es ser mujer y otra ser una mujer florero ¿No?

Así que, había que leer, mantenerse informada, “cultivarse” que le dicen.

Y tener una carrera era poco. Así que vamos por el Diplomado y el Magister. Y pensemos en el Doctorado…. 

Qué, además pronto ya no seremos taaan jóvenes y nuestro encanto natural y delicioso cuerpo, tendrá que dar paso a una sobria inteligencia…

Y no olvidemos a las amigas, cuidar de nuestro tiempo personal, la salud, la alimentación, el ejercicio… 

Y no solo el nuestro, también el de nuestra familia… Obvio.

¿Y ahora con cuarentena?

¡Pues lo mismo! Pero con teletrabajo…

O sea… ¿No querías estar en la casa?

Entonces: anda a «conjugar con éxito la vida laboral y familiar»; si por un lado debes dejar la pega; que amas, te costó tener y te duele a la vez; para quedarte en casa a cargo del aseo, el almuerzo, los hijos, el marido y la niña con sus clases online… 

Todo, por supuesto, mientras con tu otra personalidad; trabajas. 

En ese trabajo que amas, te costó tener y te duele.

El mismo que te haría igual a los hombres…

Que pueden seguir en la oficina. Porque ellos trabajan y en la casa “ayudan”.

Y ojo que no voy por la vida gritando contra el “machismo opresor” o desafiando “el patriarcado” o creyendo que el mundo está en contra de mi sexo. Que no tiene nada de débil.

Pero no me hablen de “empoderamiento” cuando en el fondo quieren que trabajemos como si no fuéramos mujeres y que seamos mujeres como si no trabajáramos…

Feminismo decían…

Igualdad le llamaban…

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas