16.6 C
Talca
InicioCrónicaDe nosotros depende

De nosotros depende

Me resulta chocante observar lo que estamos viviendo. Por un lado, una generación viviendo un portentoso desarrollo científico-tecnológico y, por otro lado, ese mismo mundo viviendo al borde de la cornisa como consecuencia de lo que se ha denominado el cambio climático.

Me resulta chocante porque como nunca antes el ser humano ha podido desarrollarse como persona, satisfacer sus necesidades básicas. Hemos sido capaces de aumentar la productividad de la tierra, producir más por hectárea, en menos tiempo y ajustando el uso del agua a los requerimientos de las plantas. Hemos sido capaces de construir viviendas más confortables, con materiales de mayor calidad y duración. Hemos logrado extender los servicios básicos tradicionales –agua y energía eléctrica- a prácticamente todos los sectores de la sociedad.

Hemos logrado comunicarnos vía celulares donde quiera que estemos. Hemos logrado incrementar sustancialmente la cantidad de años de vida de las personas. En fin, para qué seguir.

Sin embargo, al mismo tiempo, las catástrofes naturales están dando cuenta de que estamos viviendo al límite. Los incendios se multiplican al igual que las inundaciones, los aluviones, las erupciones, las sequías. El cambio climático está entre nosotros, haciéndose ya imposible sustraerse a una nueva realidad marcada por temperaturas extremas que están alterándolo todo.

El planeta tierra está en jaque, unos más, otros menos. No hay escape posible, salvo pasar a otro planeta, a marte o venus como algunos multimillonarios ya están pensándosela. La humanidad entera está siendo afectada. Inicialmente los más pobres, pero de esta no se librará nadie: acá estamos todos juntos en un mismo barco -la Pachamama, la madre tierra- en distintos camarotes, de primera, segunda, tercera o cuarta. Camarotes que se distinguen unos de otros por sus comodidades, por disponer de más o menos tecnología. Pero para el caso, da lo mismo, puesto que todos los indicios apuntan que al paso que vamos el barco se hundiría sin remedio.

¿Qué está ocurriendo? Para unos se trataría de un proceso cíclico, que no sería la primera en la historia de un cambio planetario y, por tanto, no habría nada que hacer, que solo cabe esperar el curso de los acontecimientos. Hasta aquí habríamos llegado, y donde el aquí puede ser en los próximos 10, 20, 50 o 100 años. Da igual, este sino estaría fuera del control del ser humano.

Para otros, el destino no está escrito y puede ser modificado por nosotros. No estamos condenados ni mucho menos. La duda reside en si estamos a tiempo, o no, para frenar el colapso. Hoy, con los recursos tecnológicos disponibles podemos revertir lo que se viene, siempre y cuando el ser humano sea capaz de modificar su conducta en relación a los demás y con la naturaleza. Son quienes creen que, al fin y al cabo, aún es tiempo para enmendar la forma en que nos relacionamos entre nosotros y con la madre tierra. Me inscribo dentro de estos últimos.

- Publicidad -
Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas