21.6 C
Talca
InicioCrónicaENTREVISTA: “El arte ha sido y será el gran motor de las...

ENTREVISTA: “El arte ha sido y será el gran motor de las transformaciones políticas y sociales”

En “Arte y dictadura”, Jorge Ferrada analiza el papel de la cultura en tiempos totalitarios. “El arte, sus artistas y las obras, nos han recordado la imposibilidad de mantener el silencio de los consensos, la obra no calla nunca”, precisa (por Mario Rodríguez Órdenes)

Jorge Ferrada Sullivan es doctor en filosofía y magister en arte por la Universidad de Chile.

Agobiado por la tragedia que vivía el mundo, azotado por la II Guerra Mundial y la sombra del totalitarismo que se esparcía como reguero de pólvora, el escritor Stefan Zweig se suicida en Petrópolis, Brasil, un aciago 23 de febrero de 1942, junto a su esposa Lotte, ingiriendo un veneno letal. Ya en su magistral El mundo de ayer, Zweig había dejado escrito el doloroso testimonio de comprobar cómo la humanidad de los hombres, se hacía trizas y venían tiempos oscuros.

En Chile, también vivimos una barbarie cuando dejamos de reconocernos como hermanos y se produjo una escalada de violencia que llevó a una fractura en el país en 1973, que no ha sido totalmente superada. Jorge Ferrada, en Arte y dictadura / Poéticas críticas sobre la vanguardia en Chile (RIL Editores /Universidad de Los Lagos, 2020) analiza este proceso desde el ámbito de la cultura.

Jorge Ferrada Sullivan es doctor en filosofía y magister en arte por la Universidad de Chile. Actualmente se desempeña como secretario académico del Departamento de Humanidades y Artes de la Universidad de Los Lagos, Puerto Montt.

Jorge, Arte y Literatura es también una mirada acerca de la responsabilidad de los intelectuales, de los artistas en el mundo que les tocó vivir. ¿Cuál ha sido su propia experiencia?

“Escribir siempre será una manera de proyectar aquello que se encuentra en un estado indecible. No en tanto en su posibilidad de expresión lingüística, sino justamente en su capacidad de decir aquello que las palabras no podrán enunciar con las significaciones tradicionales. En otras palabras, los intelectuales y filósofos, tenemos la gran responsabilidad contemporánea de comunicar nuestros sentires más que nuestras racionalidades. Creo ahí, un cambio de paradigma. Desde mi doble militancia -intelectual y también de artista visual autodidacta y actor- puedo ver con cierta retrospectiva, el compromiso de los artistas por reivindicar la mirada crítica y la convicción de expresar aquello que solamente el arte y su producción de obra, pueden realizar en el mundo que nos toca vivir. Nietzsche tenía toda la razón al proclamar que ‘sin el arte, la vida sería un error’”.

La dictadura militar produjo una fractura en la cultura chilena, en su sociedad. ¿Considera que ha sido reparada?

El trauma de la dictadura militar, ha dejado huellas imborrables en las víctimas y sus familiares que vivieron la violencia del Estado como en las generaciones que prosiguieron a su clausura. Si pensamos en la política de los consensos que prosiguieron a los años venideros al dolor de la violencia, no podemos comprender la risotada que la política de la reconciliación produjo en la posibilidad de reparación del trauma dictatorial. Frente a nuestros ojos y desde la década de los noventa, no ha existido una verdadera conciliación con la justicia y la reparación de todas las fracturas nacidas en la dictadura y mantenidas en la postdictadura o también llamada gobiernos de la transición. Sin verdad de aquel trauma, nunca existirá la justicia. En este sentido, el arte, sus artistas y las obras, nos han recordado la imposibilidad de mantener el silencio de los consensos, la obra no calla nunca su impotencia de enunciar lo indecible del gobierno militar”.

¿Cómo el arte logró mantener espacios de autonomía en los años de régimen autoritario en Chile?

“El arte y la producción artística en los tiempos de la censura militar, generó un tipo de discursividad textual y una serie de signos estéticos en las obras, que fue prácticamente imposible que la mirada del censurador pudiera leer. Todas las acciones de arte, estuvieron significadas por esta suerte de velo eufémico que transformó la materia y forma evidente del trauma, en verdaderos dispositivos semántico-visuales de carácter estético/político que la ignorancia dictatorial no pudo leer para perseguir y hacer desaparecer su sentido. Enmarcadas en notables metáforas del signo, la evidencia de las materias y las formas, no lograron ser perseguidas por el inquisidor militar, simplemente por no comprender sus textos visuales. El protagonismo de galerías de arte alternativas y centros de cultura, como el Café de Cerro, Sur, Cronos, entre otras, generaron un tipo de identidad política que la dictadura no pudo reconocer en su evidencia”.

Durante el régimen militar, ¿cuál fue la importancia de Nelly Richards para entender los procesos culturales de la sociedad chilena?

“En mi opinión Nelly Richard, primero desde su discursividad alternativamente de mujer y género, y luego como intelectual y crítica cultural, tuvo un rol protagónico en las nuevas miradas sobre lo que significaba vivir en dictadura, Richard, fundadora de Escena de Avanzada, propició y precipitó un tipo de reflexión intelectual que logró transitar junto a la producción artística de manera insospechada. Richard es la mujer de la subversión del signo y la gran escritora crítica ubicada en los márgenes de las instituciones”.

¿Como este proceso, de dolor y esperanza, permitió una reconstrucción que, finalmente, nos llevó a la transición democrática?

“Me parece que el gran salto de la política chilena, estuvo sustentado por los discursos postmarxistas de los primeros años de la década de los noventa. Aquellos viejos estandartes que sobrevivieron al proyecto de la Unidad Popular, generaron una cuota de esperanza política, que proyectaba verdaderas transformaciones sociales postdictatoriales de la década. Sin embargo, las tradiciones del consenso y de las mesas de reconciliación impulsadas por una embustera política, perpetró el viejo lema de mantener el dolor y la esperanza bajo un velo de embustes y obsolescencias. Nuevamente el arte y la producción de obra, en el mantenimiento de la dictadura, permitió volver a mirar la otra cara de la moneda y descarnar la verdad de la impostura”.

¿Cómo fue la relación entre el gobierno autoritario de Pinochet y los artistas?

“Para la dictadura militar, luego de haber perseguido a los principales artistas del proyecto allendista, de haber desmantelado la intelectualidad y la mirada estética política de la Universidad de Chile, y, de haber generado una política de borradura del arte público, no cabía otra cosa, que eufemizar los discursos visuales de las  obras artísticas, como medio de pertenencia e identidad resistente a las censuras y a las violaciones de los derechos de la visualidad. Para la dictadura -como diría Guy Debord- el arte y la producción de obra- se mantendrían desarrollándose bajo una sociedad espectacular y en otras palabras, bajo un goce estético de alta costura insignificante».

¿De qué manera el régimen militar trató de mantener la hegemonía en el campo de la cultura?

“Neutralizando, clausurando y desmantelando las humanidades y las artes, particularmente desde el ultraje a la Universidad de Chile. Sin las instituciones emblemáticas que desarrollaron las artes y la cultura -en la historia de Chile- la dictadura consagró la estética de la decoración en calles y salones de las ciudades de Chile”.

Según Bourdieu, la obra adquiere sentido solo para aquel que posee un código específico para codificarla. ¿Qué importancia le asignamos a la escuela y a la familia para afianzar una sociedad abierta?

“Es realmente notable el pensamiento de Bourdieu al considerar desde ya varias décadas y desde sus escritos sobre las reglas del arte y toda la teoría del gusto, la seña que poseen los códigos a partir de su enseñanza escolar y familiar. Para Bourdieu, la sociedad se construye y se transforma desde los primeros años de escolaridad. Mientras mayor sea el capital cultural de las escuelas y familia, mayor será la posibilidad de generar un pensamiento que valide las artes y la cultura en nuestro país”.

¿Es el público, el lector, un ente social capaz de reconocer en la obra de arte un medio de transformación cultural y social?

“La obra de arte, ha generado siempre la posibilidad de visibilizar aquello que la evidencia no muestra. La obra es un texto de resignificaciones permanentes que genera un tipo de conocimiento no habitual ni menos científico, pero tan esencial que aquel que emana de la ciencia: me refiero al conocimiento sensible. Desde esa frontera, y desde aquel borde, el arte ha sido y será el gran motor de las transformaciones políticas y sociales en nuestro país. Es cosa de aventurarse y creer en su potencia vidente”.

Con lucidez apunta Bourdieu que, no hay democracia efectiva sin verdadero contrapoder crítico. ¿Está lejos de ello la sociedad chilena?

“Muy lejos y extremadamente distante a una mentalidad contemporánea y vanguardista. Chile necesita aventurarse a la posibilidad de pensar que las humanidades, las artes y la cultura son el pilar fundamental del desarrollo social y político de un pueblo. Mientras no exista en el imaginario discursivo de los políticos, las palabras referidas a las humanidades, artes y culturas, como una estructura de sensibilidades para el desarrollo sostenible, seguiremos invirtiendo en una educación de inequidad y vulnerabilidad cultural”.

El arte nos ayuda a sobrevivir en medio de la tormenta. ¿Como ha sido en esta oportunidad que estamos asolados por la pandemia?

“Muy buena pregunta, en lo que menos se invirtió en tiempos de la pandemia, fue en el campo de las artes y la cultura. Se profundizaron las inequidades y se precarizaron mayormente las economías de los artistas. Sin embargo, lo que más circulaba en los programas televisivos, era precisamente programas ligados a las artes y la cultura. Quizás no es extraño para un país que ha profundizado su amnesia y su olvido por los artistas y sus obras”.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas