22.3 C
Talca
InicioCrónicaENTREVISTA: “En Roma está todo lo  bueno y lo malo que somos”

ENTREVISTA: “En Roma está todo lo  bueno y lo malo que somos”

En Roma soy yo, Santiago Posteguillo profundiza en los primeros 23 años de una de las figuras claves de la historia de Roma: Cayo Julio César. “Si  alguna vez hubo un hombre nacido para cambiar el curso de la historia, ese fue Julio César. Su leyenda, veinte siglos después, sigue más viva que nunca”, precisa el autor (porMario Rodríguez Órdenes) 

Santiago Posteguillo (Valencia, 1967) es un escritor español que ha alcanzado notoriedad mundial por sus novelas históricas.

En Roma soy yo, el primer volumen de la saga, Posteguillo se vuelca en la infancia y juventud Julio Cesar, que por aquel entonces era poco más que el vástago de una familia patricia cuyos orígenes míticos se remontaban hasta Eneas, el héroe troyano, y la mismísima diosa Venus. Como hilo conductor de la novela, es el juicio contra el senador Dolavela, brazo derecho del dictador Lucio Cornelio Sila, que llevo a cabo el joven Julio César, de tan solo 23 años.

“Julio César me persigue desde hace años. Y yo siempre he querido escribir sobre él, pero sentía que debía merecerlo. Solo después de Escipión, Trajano y Julia, después de más de 7.000 páginas escritas sobre la antigua historia de Roma; solo después de sentir que empiezo a tener una comprensión global del mundo romano, solo entonces es cuando me he sentido con la capacidad suficiente para acometer el que, sin duda, será mi mayor desafío literario”, precisa Santiago Posteguillo a Diario Talca, durante la rueda de prensa que, vía zoom, tuvo con periodistas latinoamericanos para dialogar sobre su reciente Roma soy yo (Ediciones B, 2022), el pasado 25 de abril. Es un proyecto literario de larga duración, que espera culminar en un lapso de diez años, donde escribirá “al menos cinco volúmenes más”.

Santiago Posteguillo (Valencia, 1967) es un escritor español que ha alcanzado notoriedad mundial por sus novelas históricas relacionadas con la historia de Roma. Filólogo, lingüista, en la actualidad es profesor titular de la Universidad Jaume I de Castellón. Imparte clases de lengua y literatura inglesa, especialmente la narrativa inglesa del siglo XIX.

Santiago, ¿Cómo surge su interés por la vida de Julio César?

“Siendo niño acompañé a mi padre a Roma. Un viaje que me marcó profundamente”.

¿Cómo logró sobrevivir Julio César a la crueldad de esos años?

“Tenía condiciones excepcionales. Pero lo sorprendente con Julio César no es que lo asesinaran en el año 44 A.C. Lo sorprendente para mí, cuando conoces bien su vida, es que llegara vivo hasta ahí. Al momento del juicio contra Dolavela ya lo habían intentado matar tres veces. Y lo estuvieron intentando toda su vida. Con apenas 18 años, el dictador Sila lo puso en busca y captura y lo declaró: ‘enemigo del Estado’”.

La brutalidad para alcanzar el poder en tiempos de Julio César parece ser una constante en la historia de la humanidad…

“La no violencia a excepción de Gandhi, rara vez ha conseguido cambiar el curso de la historia. Y los indios se enfrentaron a unos británicos que, aunque hicieron muchísimas barbaridades, tenía ciertos límites. Pero hay enemigos que desconocen el límite. Ante Hitler, ¿cómo respondes en forma pacífica? Y si vamos a nuestro tiempo: ¿Y ante Putin? Putin, de hecho, se cree un zar”. 

Parece fascinado por sus personajes…

“Ciertamente. Los personajes que he elegido, sobre todo Julio César, son figuras muy potentes y fascinantes que me atraen por sí solos. Pero si llevo tantos años escribiendo sobre Roma es porque tiene algo más. En Roma está todo lo bueno y lo malo que somos, todos nuestros conflictos presentes”.

La sombra de Julio César, ¿cómo llega a nuestros días?

Muy potente. Algún periodista me comentó que Roma soy yo es mi novela más actual. Algo que comparto. La corrupción de la justicia en la Roma de entonces, es algo muy común en el mundo de hoy. Pero yo me considero como Plauto, que le gustaba criticar o al menos hacer reflexionar sobre el mundo de su tiempo, pero como no quería ir a la cárcel, situaba sus obras en Grecia, 200 años antes. Pero yo intento ser más precavido, y sitúo mis novelas 2000 años antes, en Roma. En realidad, si alguna vez hubo un hombre nacido para cambiar el curso de la historia, ese fue Julio César. Su leyenda, veinte siglos después, sigue más viva que nunca”.

¿Son tiempos difíciles los que vivimos?

“Me aterra ver cómo estamos repitiendo el siglo XX: guerra, pandemia, burbuja económica y auge de los populismos – fascismo, nazismo y comunismo -, a lo que siguió otra Guerra Mundial. La estupidez humana es lo más terrorífico del mundo. El ser humano puede ser igual de traidor, odioso y miserable -también leal y capaz de sacrificarse – que hace dos mil años. No se trata de vivir atemorizados, algo que le gusta al poder, pero debemos ser previsores y más inteligentes en ciertas cuestiones. Y eso nos lo enseña la historia”.

¿Cuánto le debe el libro a Shakespeare?

“Me resultó fundamental para comprender la psicología de las personas y me entregó estrategias para su escritura. El César de Shakespeare es mi gran referencia por la belleza del lenguaje, por el mensaje épico. De hecho, mi novela se abre con una cita de Shakespeare: “Los cobardes viven la muerte muchas veces, pero los valientes solo una”.

Julio César perdonó a sus enemigos políticos…

“A diferencia de Francisco Franco, perdonó a sus adversarios. Con Franco fue ‘todos a la cárcel’ y desató una represión muy dura”.

A la larga eso fue un error…

“Ciertamente, porque a quienes Julio César perdonó la vida, le rodearán el 15 de marzo del 44 A.C. y lo apuñalarán. Y aunque sea considerado un error, también es un gesto de grandeza, de magnanimidad, porque les permitió incluso seguir siendo senadores”.

¿Cómo era la Roma de Julio César?

En esa época, Roma tras derrotar a Cártago, se convertirá en la gran metrópoli del mundo occidental. Llegan grandes riquezas, pero no se distribuyen en forma equitativa. Surgen las tensiones sociales. Los populares, defienden que se reparta más la riqueza con el pueblo, mientras que los Optimates, pequeños grupos de familias quieren retener la riqueza. En ese enfrentamiento surge Julio César”.

¿En qué circunstancias Julio César acusa al senador Dolavela?

“No era extraño que un joven patricio romano se diera a conocer frente al pueblo actuando como abogado. El primer juicio de Julio César en que en el año 77 A.C decide actuar es un juicio por corrupción generalizada contra un senador tremendamente poderoso, el senador Dolavela, brazo derecho del dictador Sila”.

 ¿Cómo se hace cargo del juicio?

“El juicio viene instigado por los ciudadanos de la provincia romana de Macedonia, en el norte de Grecia, que han sufrido los abusos del senador Dolavela que, como gobernador los ha robado, humillado y deciden interponer una demanda judicial contra este senador. Pero hay un problema”.

¿Cuál sería?

“Según las leyes romanas, como los macedonios no eran romanos, era necesario que un ciudadano romano interpusiera este tipo de denuncias contra otro ciudadano romano. Sabemos que los macedonios envían a Roma a un grupo de macedonios a buscar a alguien que se atreva a ser el fiscal acusador. Algo muy difícil de encontrar, porque contra el poder de Dolavela nadie se va a atrever. Hasta que un joven de 23 años da un paso al frente y dice: Yo seré el fiscal acusador. Era Cayo Julio César”.

¿Por qué era tan peligroso el senador Dolavela?

“Nadie se atreve a ser fiscal en su contra, porque era conocido por usar la violencia contra todos los que se enfrentaban a él. Tenía contratado a sicarios para eliminar a sus oponentes. Todo el mundo le dice a Julio César que ni se le ocurra aceptar ser el fiscal, porque Dolabela lo acabará asesinando. Pero él no escucha a nadie y decide ejercer la acusación. Y ese juicio cambiará su vida”.

 Radicalmente…

“Por primera vez el pueblo ve cómo César se desenvuelve en público y conoce lo que piensa. Y conoce también su valor, su coraje. Nosotros tenemos el nombre de César totalmente asimilado como una aclamación de épica y triunfo, pero en el año 77 A.C. era solo un apellido. Y aquí es cuando su nombre empezará a convertirse en sinónimo de líder absoluto. Y para siempre”.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas