16.3 C
Talca
InicioTribunalesJusticia reactivó caso de femicidio en Talca tras peritaje psiquiátrico al imputado

Justicia reactivó caso de femicidio en Talca tras peritaje psiquiátrico al imputado

Informe concluyó que femicida de Lhysbet sufre trastorno mental y de personalidad pero puede afrontar juicio

Manuel Ávila es el único imputado y se encuentra en prisión preventiva en la cárcel.

¿Qué concluyó el peritaje psiquiátrico?

“De la lectura de los antecedentes enviados por el tribunal podemos concluir que MANUEL ANDRÉS ÁVILA GONZÁLEZ posee un trastorno mental por abuso de múltiples sustancias y alcohol, así como trastorno de personalidad con descontrol de impulsos y rasgos antisociales, pero cuenta con capacidad de discernir conservada en momento del examen”.

En estos términos concluye el peritaje psiquiátrico elaborado por el Departamento de Salud Mental del Servicio Médico Legal (SML) de Santiago, a petición de la Fiscalía Regional del Maule, cuyo objetivo era establecer si este sujeto, detenido y acusado por el femicidio de la joven talquina, Lhysbet Ureta, está o no en condiciones de afrontar un juicio donde arriesga presidio perpetuo calificado.

La diligencia es la última de la etapa de investigación de este impactante caso criminal que se remonta al día 1 de noviembre de 2020, cuando Talca, la región del Maule y el país se conmovieron por un nuevo caso de femicidio consumado, cuya víctima fue la joven talquina, Lhysbet Ureta, y cuyo principal sospechoso era su expareja.

¿Cuándo se decretó esta diligencia investigativa?

Fue a fines de mayo pasado cuando, en audiencia de preparación de juicio oral, la defensa del acusado planteó al Juzgado de Garantía de Talca que era necesario realizar un peritaje psiquiátrico, atendido que su representado presentaba atenciones en salud mental y, además, que en otras causas anteriores se había dispuesto esa misma diligencia, pero nunca se pudo realizar debido a la saturación del sistema público de salud.

Fue así como, con la opinión en contra de la fiscalía y la parte querellante, esto es, el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SernamEG), el tribunal acogió la solicitud de la defensa y ordenó realizar el peritaje, instruyendo su ejecución por parte del Hospital Psiquiátrico Doctor José Horwitz, ubicado en Santiago. Para ello, se despachó un oficio a fin de pedir una hora médica.

Pero ocurre que la repuesta fue lapidaria, porque el hospital psiquiátrico informó que la hora médica se había concedido para el 23 de junio del año 2023, atendido el colapso de casos médicos pendientes debido a la pandemia. La información causó gran molestia en la familia de la víctima, quienes no dudaron en organizar una protesta frente a la Fiscalía Regional en Talca para exigir respuestas.

A los pocos días, el fiscal a cargo de la causa criminal, José Luis González, informó al tribunal que en virtud de gestiones realizadas por la Fiscalía Regional del Maule, se había logrado una hora médica en el SML de Santiago para el 29 de junio de 2022. La propuesta fue aceptada por el tribunal y decretada de inmediato, por lo cual, Gendarmería trasladó al imputado en la fecha acordada, ya que Manuel Ávila se mantiene a fa fecha en prisión preventiva por constituir su libertad un peligro para la seguridad de la sociedad.

¿Qué detalles trae el informe?

El resultado fue un documento de 26 páginas que lleva la firma de la doctora, Ximena Peñailillo, médico psiquiatra forense del Departamento de Salud Mental del SML de Santiago. El informe señala, en primer lugar, que Manuel Ávila tiene 24 años, es soltero, que no tiene profesión y solo realizaba trabajos ocasionales cuando estaba en libertad, sin antecedentes familiares de salud mental.

En cuanto a antecedentes psiquiátricos, se indica “principio de esquizofrenia y trastorno de personalidad, consumo de drogas y alucinaciones”. Añade que actualmente se encuentra bajo tratamiento farmacológico y que registra una hospitalización a los 18 años. También señala que las técnicas utilizadas para elaborar el informe fueron lectura de al causa, entrevista y examen mental.

¿Cuál es la historia personal del detenido?

El documento explica que Manuel Ávila nació en Talca y es hijo de una familia unida, con su padre de oficio electricista y su madre dueña de casa, siendo este joven el mayor de cuatro hermanos. Añade que presentó un buen rendimiento escolar, pero con déficit atencional. Añade que desde pequeño sufría de impulsos de agresividad y que debió ser atendido por psicólogos y psiquiatras.

También detalla que no llevó a cabo el servicio militar y que comenzó a consumir drogas desde temprana edad, esto es, marihuana a los 17 años, sumando alcohol a los 18 años, éxtasis a los 20, cocina a los 22 y, luego, hongos alucinógenos. Añade que reunía dinero trabajando como peoneta de camiones que distribuyen bebidas, repartía gas a domicilio y, finalmente, como reponedor de supermercados.

“Mi problema es ser rebelde”, le dijo a los médicos. Añade que tiene una hija de cuatro años, fruto de una primera convivencia con una joven, cuya relación se deterioró por sus episodios de violencia, derivando en denuncia por violencia intrafamiliar durante el año 2018. En cuanto al tratamiento, precisa que lo había dejado un año antes de ocurrido el femicidio, porque él pensaba que estaba bien.

¿Cuál es la evaluación médica?

En cuanto a la evaluación mental, el documento señala que el acusado está siempre consciente, lúcido, orientado en tiempo y espacio, así como respecto de sí mismo. También que sabe el motivo del peritaje psiquiátrico, con habla normal y sin alteraciones del pensamiento, tampoco ideas delirantes y presenta un juicio de realidad conservado.

Pero igualmente hace notar que presenta cambios de humor y descontrol de impulsos desde la niñez, generando episodios psicóticos en contexto de uso de sustancias adictivas. A la vez, se detectó alteración de la atención que interfiere con la memoria de fijación. También se evidenció egocentrismo y falta de empatía.

En cuanto a las alucinaciones, el informe detalla lo siguiente: “en los sueños se le aparece una bruja que lo ahorca, desde hace años, con voces de la bruja que lo intenta matar desde que era niño, pero no ocurre cuando está despierto. Sólo el pasa que cambia de personalidad con descontrol de impulsos, todo le molesta de repente, en la cárcel ha peleado con palos y con cuchillos”.

¿Qué viene ahora?

El informe del SML está debidamente anexado a la carpeta judicial, por lo cual, ahora corresponde que se gestione una nueva fecha para la audiencia de preparación de juicio, paso previo para que el caso llegue al Tribunal Oral en lo Penal de Talca. Ello podría ocurrir, eventualmente, no antes de seis meses más por la agenda copada del Juzgado de Garantía de Talca.

Fue justamente esta semana que la fiscalía presentó formalmente esta solicitud al Juzgado de Garantía de Talca, dando paso a que se discutiera en audiencia, por cuanto también correspondía revisar la medida cautelar de prisión preventiva, lo cual fue confirmado sin discusión por parte de la defensa particular del detenido.

Luego, el juez revisó el documento evacuado por el SML y coincidió en que «el informe psiquiátrico no es posible concluir que el imputado se encuentra en una situación prevista en el artículo 10 N°3 del Código Penal, por lo que se DEJA SIN EFECTO LA SUSPENSIÓN DE ESTE PROCEDIMIENTO». Así la audienica de preparación de juicio oral fue programada para el 27 de septiembre a las 11:30 horas.

¿Qué pasará en esa audiencia?

En dicha audiencia se deberá revisar la acusación presentada por la fiscalía, la adhesión de la parte querellante y las pruebas que deber presentar la defensa particular del acusado. Un dato relevante es que Manuel Ávila presenta otra causa pendiente, fechado el 12 de septiembre de 2020.

En aquella ocasión, en la calle 13 Sur con 9 y Media Oriente, en Talca, el mismo sujeto atacó a un hombre que se encontraba desarmado, con patadas, una botella y una piedra, todas dirigidas a la cabeza, para luego dejarlo abandonado. La víctima es auxiliada por vecinos y trasladada al hospital, donde se establece que sufrió un traumatismo encéfalo craneano con secuelas neurológicas de por vida, concluyendo que podría haber muerto de no haber tenido auxilio médico oportuno.

De esta manera, en la acusación que presentó el fiscal González, se consignan cuatro delitos, esto es femicidio íntimo con las circunstancias de alevosía, ensañamiento y en un contexto de violencia intrafamiliar reiterada, así como tenencia ilegal de arma de fuego prohibida, tenencia ilegal de municiones balísticas y homicidio calificado con alevosía en grado de frustrado.

¿Qué condenas arriesga el imputado?

Por los primeros tres delitos, la acusación contiene un listado de 27 testigos, entre civiles y policías que realizaron la investigación, junto a 9 peritos, entre ellos, médicos legistas y expertos de la PDI, además de 19 pruebas documentales, 12 pruebas materiales y otros 22 antecedentes probatorios diversos. Y, por el cuarto delito, se llevarán a juicio a 17 testigos, un perito que corresponde a un médico legista, así como 12 pruebas documentales y otros dos medios de prueba.

Con todos estos antecedentes, la acusación de la fiscalía plantea penas separadas por cada delito esto es, presidio perpetuo calificado por el femicidio intimo; cuatro años de presidio menor en su grado máximo por la tenencia ilegal de arma de fuego prohibida; 817 días de presidio menor en su grado medio por la tenencia ilegal de municiones balísticas; y 12 años y 182 días de presidio mayor en su grado máximo por el homicidio calificado frustrado.

¿Cómo ocurrió el femicidio?

Según estableció la fiscalía, tras terminar la investigación a cargo de la PDI, el imputado, Manuel Ávila González, comenzó a amenazar y agredir a Lhysbet, con quien mantenía una relación sentimental. A tal grado fueron las amenazas que la joven se refugió en el baño del inmueble y desde allí pidió ayuda a personal de Carabineros, pero no logró orientarse sobre la ubicación del inmueble, por lo cual, la ayuda no llegó a tiempo. En ese contexto, el sujeto logró ingresar y la comenzó a golpear salvajemente con un arma de fuego y un arma cortante.

El salvajismo del ataque quedó reflejado cuando el examen de autopsia al cuerpo de la joven reveló que presentaba 18 lesiones punzantes y contusas, entre ellas, dedos quebrados por tratar de impedir la golpiza. El informe señala que, finalmente, la joven sufre una anemia aguda y un traumatismo cráneo encefálico facial que, finalmente, le causan la muerte. Peor advierte que, con la ayuda oportuna, la joven pudo haber salvado con vida, pero el detenido la habría dejado agonizar hasta morir.

La investigación de la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI de Talca permitió descubrir que, además de que el imputado no tenía permiso para portar armas de fuego, que justamente la pistola utilizada para atacar a la joven tenía el número de serie borrado en forma mecánica. Y, también, que en la vivienda del detenido y sitio del suceso del femicidio, había un pequeño barretín con 23 municiones balísticas de distinto calibre.

¿Qué comentó la madre de la víctima?

Diario Talca conversó con Macarena, madre de la víctima, quien se manifestó expectante de que el informe del SML no perjudique la causa contra el femicida de su hija. También manifestó que prontamente se reunirá con el fiscal a objeto de gestionar que se pida la reprogramación de la audiencia de preparación de juicio oral. “Lo que queremos es que pronto se realice el juicio y tengamos condena con la pena máxima”, afirmó.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas