17.9 C
Talca
InicioCrónicaLa historia de Talca bajo el lente del Chévere

La historia de Talca bajo el lente del Chévere

Su historia

Sostengo mi primera cámara fotográfica, una Zenit 12XL, una joya o así me parecía entonces, pero no es lo único que viene a mí mente, sino que también recuerdos insospechados. 

El más recurrente es la Plaza Cienfuegos con sus piletas y los prados frente a las Escuelas Concentradas. Y una imagen icónica de ese lugar es el lugar denominado Foto Studio Chévere, en la esquina nororiente de la intersección de las calles Uno Sur con 4 Oriente. 

Para las nuevas generaciones, sepan que la Zenit 12XL utilizaba rollo fotográfico de 35 milímetros, de 24 ó 36 fotografías que podía ser de 100, 200 y 400 ASA, es decir, la sensibilidad de la película.

Tener una cámara era la mitad de la historia, porque la otra fue de responsabilidad -por varias décadas- de Nicodemus González Sotelo, el dueño de Foto Studio Chévere, a quien se acudía para que revelara nuestras memorias y las plasmara en un álbum fotográfico, siendo el responsable de capturar la historia de los talquinos.

Su mejor época 

En su mejor época llegaron a vender más de 500 rollos fotográficos diarios y más de 150 revelados, por lo cual, llegó a tener cerca de 14 personas trabajando. Pero no todo fue éxito, sino que para alcanzar ese nivel de ventas, hubo que recorrer un largo camino que para Nicodemus comenzó en un 1972, cuando llega a Talca desde Curicó a estudiar.

Recuerda que fueron sus compañeros de universidad quienes lo motivaron a potenciar su afición por la fotografía. Así fue contratado para retratar matrimonios, generando redes que posteriormente lo llevaron a encargarse de las licenciaturas de algunos liceos de la ciudad. Todo esto lo marcó para hacer de este rubro su profesión.

¿Cómo se creó el nombre?

Como una forma de generar simpatía entre sus clientes es que utilizó el acento y los modismos venezolanos, lo que le valió el apodo de “Chévere”, relacionado con el famoso cantante José Luis Rodríguez, el “Puma”.

Ocho años más tarde, el apodo se convirtió en su marca, una que se mantiene hasta hoy. Fue el 28 de julio de 1980 cuando se instala con su primer local, un estudio a un costado de la Sociedad de Empleados de Talca, en calle 1 Norte, entre 3 y 4 Oriente.

Al poco tiempo, pudo concretar uno de sus objetivos: llegar al Mercado Central. En 1982 tuvo la oportunidad de instalarse en calle 4 Oriente, entre 1 Sur y 1 Norte, donde permaneció por una década, tiempo en que se consolidó como uno de los mejores estudios fotográficos de la región. De hecho, allí no solo se vendía el rollo fotográfico y se revelaban los negativos, sino que también había cámaras fotográficas y otros accesorios para esta actividad o pasatiempo.

En 1992 este profesional y comerciante se traslada a su actual ubicación que, para muchos talquinos y visitantes de la ciudad, se transformó en un punto de referencia. 

En la mejor época de la fotografía, era necesario conocer la cámara, saber de obturación, sensibilidad de la película fotográfica y enfoque, entre otras cosas, para no perder la captura. Era un verdadero arte que se mantiene en el tiempo, aunque esta técnica va en retirada forzadamente por la tecnología. Un proceso al que hubo que adecuarse para mantenerse en pie, dice Nicodemus, quien junto a su familia -esposa e hijas- ha podido sortear exitosamente.

El 2010 fue un año difícil para Foto Studio Chévere, ya que el terremoto y los daños en el Mercado Central, literalmente lo obligaron a retirarse a su casa. Pero fue autorizado a regresar y ahora se reinventó a la era digital, prestando el mismo servicio, pero ahora de impresión fotográfica de alta calidad para beneficio de la fiel clientela.

- Publicidad -
Mantente Informado
1,603SeguidoresSeguir
627SeguidoresSeguir
97SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - - Publicidad -
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí