9.4 C
Talca
InicioCrónicaLas raíces del rock latino

Las raíces del rock latino

Una verdadera “arqueología” discográfica latinoamericana es la que nos entrega el documental “Rompan todo”, que en la actualidad exhibe Netflix, con seis episodios cargados de nostalgia. En cada segmento la cámara sobrevuela y brinca entre las capitales latinoamericanas para testimoniar con sus precursores la historia de la movida rockera local que marcó la vida de muchos.

Tiene bastante rigor investigativo, agilidad en su relato y suficiente material que en cinco horas logra reunir a la mayoría de los dinosaurios latinos que nos cuentan cómo partieron y de qué trataba su música en cada uno de sus países. También la propuesta tiene que ver mucho con los cambios sociopolíticos propios de las décadas de los setenta y ochenta, y cómo, de cierta forma, también encantaron a los jóvenes que encontraron una voz en estos músicos, entre tanta restricción impuesta por las diferentes dictaduras reinantes en aquel entonces.

“Rompan todo” cumple con su propósito, que es de transportarte a esa época donde todo era desigual y las cosas se hacían a pulso. Te llenas de nostalgia y de las emociones de estos pioneros de rock en español, que nacieron de la rebeldía a una época cargada a las prohibiciones. Una corriente musical de mucha sensibilidad audiovisual que aprovechaba la irrupción de MTV Latino y los incipientes videoclips que endiosaban a estos rebeldes que exponían sus mensajes en español.

Me fue muy grato ver en pantalla a Jorge González de Los Prisioneros, Charly García, Spinetta, Fito Páez, Café Tacuva, Rebeldes del Ritmo, Soda Stereo, Los Tres, Aterciopelados, Los Redondos, y tantos otros. Sin duda, removió más de alguna fibra intima. Se trata de un “soundtrack” de vida que no se ha vuelto a repetir.

La paridad de género tal vez queda un poco en deuda. Vemos a Fabiana Cantilo, Andrea Echeverri de Aterciopelados, la chilena Mon Laferte y Julieta Venegas como las pocas voces que aparecen en los episodios, pero entendemos que el fondo es otro, es ir en la búsqueda de esa riqueza de la música que otorgó cierto arraigo a los jóvenes que solo escuchaban anglo.

En este trabajo no hay un relator en off o presente, el hilo conductor es Gustavo Santaolalla, el ganador del Oscar por las bandas sonoras de “Secreto de la montaña” y “Babel”, que fue uno de los nexos indiscutibles de las bandas y artistas latinoamericanos. Algunos han criticado la serie argumentando que los grupos que aparecen son los rockeros amigos de Santaolalla.

De todas forma, es un trabajo imperdible para quienes vivieron aquella época y para que las nueva generaciones conozcan varios himnos de estos “viejos vinagres”.

- Publicidad -
Mantente Informado
1,603SeguidoresSeguir
627SeguidoresSeguir
97SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - - Publicidad -
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí