13.5 C
Talca
InicioCrónicaLuis Barros Sepúlveda: Atrapar el tiempo en un plástico

Luis Barros Sepúlveda: Atrapar el tiempo en un plástico

Luis Alfredo Barros Sepúlveda lleva 40 años plastificando libros, carnés y libretas. Un día, después de un buen tiempo dedicado a la música, aceptó -un poco a regañadientes- los consejos de una hermana para que se dedicara a esta pega. Hoy, a los 80 años, asegura que es feliz en la calle (Texto y fotografías: Rodrigo Contreras Vergara)

No me gustó mucho cuando mi hermana me dijo que me dedicara a plastificar. Yo que me había dedicado toda la vida a la música, cantando y tocando la guitarra en casamientos y ramadas, ponerme a plastificar carnés en la calle… no gracias. Pero mire usted, aquí estoy, a mis 80 años, plastificando los carné de vacunación. Han sido 40 años dedicado a esta pega y quiere que le diga algo…soy feliz en la calle.

Mi papá fue minero en El Teniente. Yo tenía seis años cuando murió. Tenía silicosis. Estuvo siete meses postrado. No nos dejó nada. Éramos siete hermanos, seis mujeres y yo, el único hombre. En la escuela El Culenar llegué hasta cuarta preparatoria. El director, que me tenía buena, me dijo: “Luchito, no vengas más a la escuela porque tienes mucho que trabajar”. Tenía trece años. Y claro, tenía que trabajar. Primero vivíamos en el fundo San Miguel de Colín y después nos fuimos a otro camino a Maule. Todavía vivía mi abuelita. Un día me dice que vaya a buscar leña al monte y no abrí bien una puerta y ella se cae. Pasó un año en el hospital. A los 13 años andaba tirando los bueyes y arando. Debe haber sido por los años 50. Éramos muy pobres.

¿La música? Bueno, una tía y mi mamá tocaban guitarra. En esos años era mal visto el hombre que tocaba la guitarra. Mi mamá no quería que yo aprendiera. Pero aprendí igual encerrado en la pieza. Salía a tocar a las quintas de recreo, a los matrimonios, a las ramadas para las Fiestas Patrias. Fueron más de treinta años de música y fiesta. Hasta que ya no me la podía…Ahí viene el plastificado. Conservo de esa época una guitarra doble, ¿las ubica?…Era de un amigo, el “Chamaco”, Segundo Salas se llamaba, de Constitución. El mismo la había hecho. Un día le digo que me haga una igual. Pasó el tiempo. Hasta que me dice: “No te voy a hacer una…toma, te la regalo”. Y todavía la tengo, colgada a los pies de mi cama.

Esta hermana que le digo trabajaba plastificando afuera del correo con su esposo. Ella me hablaba y me decía que era buena pega. Yo aún tocaba la guitarra y me creía el hoyo del queque, como que miraba en menos eso de trabajar en la calle. En los inicios tenía una máquina plastificadora simple, esto es hace unos 25 años. Después, también alentado por mi hermana, me compré una termolaminadora que es la que ocupo hasta el día de hoy. Me debe haber costado unos 190 mil pesos. Junté la plata peso a peso y la fui a comprar a Santiago. A veces se echa a perder y un amigo técnico me la arregla.

La época buena es en marzo y abril con los libros de los colegios y los documentos de los vehículos. El resto del año me mantengo. Claro que con la pandemia hubo unos meses en que estuvimos encerrados. Pero no nos faltó. Tenemos buenos hijos. Estoy casado desde 1973 con Silvia Ortiz y tengo tres hijos. Tenemos la pensión básica. 185 mil pesos cada uno. No es mucho. Claro que en esos seis meses que estuve encerrado me vinieron los achaques, me operaron de un ojo y tuve problemas en los oídos. Pasé cinco días hospitalizado en plena pandemia. Después me dio Covid, pero tenía todas las vacunas así es que no pasó a mayores.

Usted me pregunta hasta cuándo voy a seguir trabajando en la calle, y no sé…hasta que Dios diga otra cosa. No me hallo en la casa, me vuelvo loco. Acá tengo muchos amigos…como le decía, soy feliz en la calle.

GALERÍA DE FOTOS

Quizás usted lo ha visto sin ver. Se instala afuera de una librería en la 5 Oriente, entre 1 Sur y 1 Norte. Luis Barros lleva 40 años plastificando libros, cuadernos y documentos.
A sus 80 años don Luis no se demora ni un minuto en plastificar un carné.
En sus años de “sandunga” como músico. La guitarra doble que luce se la regaló su amigo el “Chamaco”.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas