13.5 C
Talca
InicioOpinión¿QUÉ ENTENDEMOS POR NEOLIBERALISMO? por Rodolfo Schmal S.

¿QUÉ ENTENDEMOS POR NEOLIBERALISMO? por Rodolfo Schmal S.

El neoliberalismo es una expresión que surge y/o adquiere difusión en la década de los 70 queriendo expresar un nuevo (de neo) liberalismo, pero circunscrito al ámbito económico, aislándolo o separándolo del ámbito político, el cual es reducido a la más mínima expresión. Se suele asociar su origen a la sociedad de Mont Pélerin, a la Escuela austríaca de Economía, a la Escuela de Chicago en los Estados Unidos de Norteamérica y a los economistas Friedrich von Hayek y Milton Friedmann, este último como su promotor y difusor a través del libro “La libertad de elegir” de su autoría.

El neoliberalismo adquiere su máxima expresión con Chile en tiempos del innombrable, siendo nosotros un verdadero laboratorio experimental a nivel mundial que mereció la visita de uno de sus máximos impulsores, Milton Friedman. Experimento impuesto a rajatabla en Chile sin participación ciudadana alguna. Sus impulsores en Chile fueron un conjunto de economistas formados en la Universidad de Chicago que aprovechando la existencia de una dictadura y la crisis económica en que se encontraba el país en 1973 ofrecieron sus “desinteresados” servicios a un gobierno militar que carecía de una política económica.

El neoliberalismo lo podemos caracterizar por impulsar, promover o apoyar a ultranza la libre competencia, el libre mercado, la iniciativa privada, la organización empresarial en desmedro de la de los trabajadores, el derecho de propiedad, y la existencia de un Estado mínimo. No le importan los costos sociales ni políticos que esto genere.

En Chile se vio favorecido por implementarse en dictadura y su mantenimiento desde 1990 en plena transición democrática se vio facilitado por la vigencia de una constitución que resguarda estas características y que no ha podido ser modificada hasta ahora. Lo más que se ha podido hacer es limar sus aristas más ásperas, introduciendo mínimas regulaciones, siempre y cuando sean respaldadas por quienes impulsaron el neoliberalismo en Chile.

Bajo este modelo el derecho de propiedad adquiere el rango de sagrado, no así el de la vida humana. Carabineros y las FFAA son fortalecidos no para proteger los DDHH, sino que para proteger la propiedad privada, y en no pocos casos para violar impunemente los DDHH.  Propugna un Estado reducido a la más mínima expresión que no interfiera en el quehacer privado y cuya razón de ser se centra en el mantenimiento de poderosas FFAA y Carabineros destinadas a resguardar el orden interno. Un particular orden, el de las élites en desmedro de  “los que sobran”.

El neoliberalismo promueve una economía de mercado en nombre de la libertad individual, dejando que el mercado se desarrolle sin la intervención del estado, razón por la cual apoya, en este ámbito, la desaparición progresiva del sector  público en favor del sector privado. Por el contrario, procura fortalecer el Estado en los ámbitos policial y militar, con miras a proteger los intereses de las élites o castas económicas.

El neoliberalismo alcanzó su máximo  esplendor en tiempos de Reagan y Tatcher, la década de los 80, con apoyo del laboratorio experimental que supuso el gobierno del innombrable al alero de las FFAA y la casta gremialista. Entre sus consecuencias más lamentables destacan el incremento de las desigualdades sociales y la desprotección de los trabajadores al limitar sus derechos más elementales por la vía de facilitar el despido libre, disminuir las prestaciones sociales con el propósito de abaratar los costos laborales.

Entre las bondades que se le achacan, se incluye la reducción de la pobreza, lo que no ha sido sino un volador de luz porque se trata de una reducción ficticia, falsa, inestable, frágil, precaria, temporal, sin solidez alguna. Todo ello dado que no se basó en un aumento en los ingresos, sino que en una liberalización de la capacidad de endeudamiento a tasas de intereses usureros. Es así como los de arriba se pueden dar el lujo de comprar un bien a menor precio que los de abajo. ¿Por qué? Porque mientras los de abajo compran al crédito, los de arriba lo hacen al contado. Basta una pandemia o una crisis económica para que el pobre vuelva a su pobreza de siempre, para que todo vuelva a fojas cero, testimoniando con ello que el desarrollo que pregona el neoliberalismo tiene pies de barro. Es lo que estamos viendo por estos días, donde quienes a lo largo de las últimas décadas salieron a duras penas de la pobreza, están volviendo a caer en ella.

Superar el neoliberalismo que se nos inyectó a la vena, con toda la carga de individualismo que trae consigo, es el gran desafío que tenemos por delante: la construcción de un modelo económico capaz de conciliar el individualismo con la solidaridad, la cooperación, capaz de armonizar el desarrollo humano con el respeto a las limitaciones de la naturaleza. Por lo expuesto, es un imperativo ético-moral la construcción de un nuevo modelo económico solidario y compatible con las restricciones que impone un medio ambiente cuya fragilidad está siendo puesta a prueba con el cambio climático.

Rodolfo Schmal S.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas