32 C
Talca
InicioCrónicaREPORTAJE: Usuarios relatan cómo es viajar en los buses eléctricos de Talca:

REPORTAJE: Usuarios relatan cómo es viajar en los buses eléctricos de Talca:

El alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, destacó la relevancia del proyecto implementado por el municipio que encabeza

“Buenos días, don Ramón”. “Buenos días, señora Marcia”. Así comienza un diálogo ameno entre estas dos personas, ambos adultos mayores, que al pasar de los minutos se adorna con bromas, risas y conversaciones más serias. Ellos no son vecinos. Ni siquiera residen en la misma villa. Sus charlas frecuentes y amistosas se dan en un impensado lugar: mientras viajan en uno de los buses eléctricos rojos de la Municipalidad de Talca, como se conoce coloquialmente a la flota del sistema de transporte gratuito dispuesto para adultos mayores y personas en situación de discapacidad.

Y es que el objetivo para el cual fue concebida esta iniciativa bajo la gestión del alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, está dando los frutos esperados: tiene un fuerte componente social, de apoyo a un grupo etario especialmente vulnerable y con necesidades, brindando también un respiro económico al generar un ahorro en el transporte hacia los principales puntos donde regularmente concurren los adultos mayores. Pero, además, es un lugar donde han generado amistades, creando al interior de cada bus un recorrido cargado de sana convivencia y armonía.

“Es conveniente porque yo estoy inválido y no tengo los recursos para pagar todos los días el pasaje de la micro. Salgo tres veces a la semana, voy al hospital o al consultorio”, cuenta Mario Rodríguez, vecino de la Villa Don Sebastián en el sector Norte de Talca. “Este es un muy buen servicio, la gente es muy amable, el chofer, los auxiliares son muy buenas personas porque se preocupan de uno cuando se sube y se baja”, agrega.

Una opinión similar es la que entrega Adolfa Olave, del sector Faustino González. “Esto a mí me significa un ahorro bastante grande. Son hartas lucas. El servicio es espectacular, es buenísimo sobre todo para nosotros los más viejitos”, señala, añadiendo que “si pudiera ocupar los buses todos los días, los usaría. A veces no alcanzo a coincidir con los horarios, pero me vengo al centro o me voy a la casa en uno de los recorridos”.

“NOS SENTIMOS REALIZADOS”

Ramón Grandón es vecino del sector Bicentenario y afirma viajar todas las semanas, ya sea para ir al doctor o para asistirse médicamente dada su condición de diabético. “Yo me siento relajado porque tenemos el orgullo en Talca de tener un servicio así. Somos los únicos. Partiendo desde la persona que conduce el bus, don Marcelo, que es una persona especial y que tenemos la suerte de tenerlo en este bus junto a la auxiliar, que nos dan un buen trato y eso hace que el adulto mayor acá se sienta realizado. Lo otro bueno es que cada persona que se sube al bus saluda y se despide. Acá nos reímos, disfrutamos, nos sentimos realizados, a diferencia de otros buses particulares donde al adulto mayor no lo toman en cuenta”.

Para Marcia Otárola, del sector Nueva Holanda, es destacable la comunión que se genera mientras se transportan en los buses eléctricos. “Viajo de lunes a viernes y en el día, a veces, tomo más de un recorrido. Aquí ya me conocen harto y hemos hecho mucha amistad con los pasajeros. Por ejemplo, con don Ramón y otras personas. Lo pasamos súper bien”, cuenta.

No obstante, un aspecto fundamental, tanto para Marcia como para el resto de los pasajeros, tiene que ver con el ahorro en dinero. “Hay otro tema importante que es la plata. Porque sacando la cuenta, andar en colectivo o en la micro, incluso con el descuento, es harto; mientras que acá he ahorrado mucho dinero. Viajo todos los días porque participo en la misa que se hace de lunes a domingo en la Catedral, así que a estos buses yo les saco el jugo. Ya me acomodé al horario que tienen los buses y así me bajo de un bus y me subo al otro. Estoy muy agradecida porque esto es lo máximo que pudieron hacer por nosotros y en la parte monetaria a mí me ha servido mucho”, resalta.

“Viajamos casi todos los días. Se ahorra harto porque siempre andamos los dos (junto a su señora). Con esto que ahorramos, nos alcanza para el pan y muchas cosas que diariamente se necesitan en la casa. Soy una persona que tiene una invalidez, gano una pensión de 180 mil pesos así que imagínese todo lo que me ahorro todas las semanas. Esto ha sido lo mejor que se ha hecho en la vida”, expresa Denis Valdés, del sector Faustino González.

Finalmente, Armando Sandrea, extranjero que reside en el sector norte, cercano a la Avenida Lircay, narra su experiencia como usuario. “Llevo un año viajando en el bus y tengo que hacerlo porque yo no tengo pensión, ni tengo pega. Vine de Venezuela, entré con visa democrática y me parece extraordinario esto, lo utilizo a diario. Ahora me dirijo al hospital. Esto me parece maravilloso, extraordinario”, sentencia.

AUMENTO SOSTENIDO DE USUARIOS

El primer año de funcionamiento, el 2021, fue el año con menos cantidad de pasajeros transportados, lo que se explica por la pandemia y las medidas de confinamiento que aún regían en el país, además de las restricciones autoimpuestas por los propios vecinos. Es así como el 2021 fueron 42.086 las personas transportadas, siendo el mes de diciembre del año mencionado, el que tuvo un mayor número de traslados con 8.360 usuarios del sistema.

No obstante, el 2022 –ya sin las restricciones de la pandemia- las cifras superaron el triple de lo transportado el año anterior. Fueron 133.197 personas las que hicieron uso de alguno de los ocho recorridos que componen el sistema. Diciembre, al igual que el año anterior, fue el mes en que más personas se transportaron, alcanzando los 16.231 usuarios.

Para este 2023, la tendencia indica que se superará la cantidad de personas transportadas el 2022, ya que en lo que va transcurrido del año son poco más de 140 mil los usuarios del sistema.

“Al comienzo, producto de la pandemia, el confinamiento era casi mayoritario para nuestros adultos mayores lo que hizo que nuestros buses no estuvieran con la ocupación que nosotros queríamos. Poco a poco se han ido acostumbrando e informando mejor y se le está dando el uso para lo que fueron adquiridos”, recalcó el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz.

Cabe señalar que la iniciativa fue parte de una agenda social que desarrolló la Municipalidad de Talca luego del estallido social. Así fue como tras reuniones y conversatorios con los vecinos de la comuna se comenzó a dar forma al proyecto.

En Talca habitan más de 37 mil adultos mayores y más de 12 mil personas con algún grado de discapacidad. Los ocho buses cuentan con rampas de acceso, espacios reservados para sillas de ruedas y asientos preferenciales, además de las respectivas señalizaciones de accesibilidad universal. Incluso, los conductores recibieron una capacitación especial. Junto a ello, se implementó una electrolinera en el sector nororiente de la ciudad para la recarga de estos buses de una forma sustentable.

300 MIL USUARIOS

Para el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, la cantidad de personas transportadas se trata de un importante hito por cuanto el sistema, al ser gratuito, genera un ahorro no menor al bolsillo de los adultos mayores especialmente.

“Es un proyecto muy relevante que lo hicimos escuchando a los vecinos y sus necesidades, ya que después de las manifestaciones de 2019 elaboramos una Agenda Social donde uno de los temas principales fue el mejorar el transporte de nuestros adultos mayores, quienes constantemente deben desplazarse para hacer sus trámites, lo que significa un costo económico alto para ellos. Por eso, es satisfactorio ver que día tras día, nuestro sistema de transportes, que además es gratuito, es utilizado por más personas”, dijo.

Fue en enero del año 2021 cuando la Municipalidad de Talca realizó el anunció de la puesta en marcha de un proyecto pionero en el país, con un fuerte componente social y medio ambiental. Se trata del sistema de transporte gratuito para adultos mayores y personas en situación de discapacidad, el que se compone de una flota de ocho buses eléctricos que fueron adquiridos exclusivamente para estos efectos, con una inversión de alrededor de 800 millones de pesos aportados por privados a través de la Ley de Donaciones.

El servicio, como tal, comenzó a operar el 9 de febrero de 2021 y desde esa fecha el número de personas transportadas ha ido en un sostenido aumento mes a mes. Es así como, a la fecha ya son más de 300 mil los adultos mayores y personas en situación de discapacidad que han sido usuarios del inédito sistema de transportes.

- Publicidad -
Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas