20.5 C
Talca
InicioOpiniónSEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA por Romina Bianchi

SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA por Romina Bianchi

La Organización Mundial de la Salud (OMS) junto con diversas entidades celebra en agosto la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Este año se enfoca con el lema “Amamantar y trabajar: ¡Hagamos que sea posible!”, con el objetivo de ofrecer estrategias para defender los derechos de la maternidad, concientizando la importancia de los beneficios a corto, mediano y largo plazo de la lactancia materna, para así generar un impacto positivo en esta.

La OMS define Lactancia Materna Exclusiva (LME) como la alimentación que recibe el lactante sólo a través de leche humana, incluida la leche extraída y no otros líquidos o sólidos, con excepción de gotas o jarabes conformados por vitaminas, suplementos minerales o medicinas.  De igual manera, recomienda que la LME comience dentro de las primeras horas de vida, idealmente dentro de los primeros 60 minutos de vida y se extienda hasta los seis meses.  Posteriormente se debe complementar con alimentos hasta los 2 años de vida.

Los beneficios que sustentan estas recomendaciones son múltiples: los niños que son amamantados por períodos más largos tienen menor morbilidad y mortalidad infecciosa, menos problemas dentales, mayor desarrollo cognitivo en comparación con los que no amamantaron, como también con aquellos que recibieron lactancia materna por menos tiempo (Couto et al., 2020).

Estos beneficios son respaldados con sólida evidencia científica. Se reconoce como parte esencial al inicio de la vida e igualmente por las consecuencias favorables que se mantienen a través del ciclo vital. Sin embargo, cada día existen más argumentos teóricos que respaldan estos beneficios, e inclusive se reconoce que las personas que tuvieron lactancia materna tienen menor riesgo de desarrollar sobrepeso y diabetes en la edad adulta.

De igual forma, se distingue su factor protector para la mujer que amamanta favoreciendo el período previo a la menopausia, previniendo el cáncer de ovario y endometrio, como también el de mamas. También ayuda a mejorar el espaciamiento de los nacimientos.

Por lo tanto, la OMS promueve activamente la lactancia materna como la mejor fuente de alimentación para lactantes menores y mayores. En este sentido, procura aumentar la tasa de lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, hasta al menos el 50 % de aquí al año 2025.

Chile no es la excepción a esta medida, debido a que el Ministerio de Salud (Minsal) lo declara como objetivo sanitario, con la intención de disminuir en al menos un 15% la brecha existente en la población, considerando la cobertura de referencia país que corresponde al 60% de los lactantes con LME al sexto mes de vida.

Es por esto, que es muy importante que todas las mujeres puedan amamantar y se les apoye durante todo el proceso. Para ello es imprescindible contar con consejerías de lactancia que incluyan información oportuna y apoyo familiar.

En este escenario el sistema de salud y los empleadores son actores primordiales para alcanzar los objetivos propuestos y garantizar a las mujeres el derecho y deber de amamantar todo el tiempo que deseen, a través de la generación de espacios abiertos y seguros para amamantar, flexibilizar horarios de jornada laboral, educación continua a la población sobre técnicas de amamantamiento y conservación de leche.

Amamantar y trabajar: ¡Hagamos que sea posible!

Romina Bianchi Rodríguez y Judith Moris Amaro

Académicas de la carrera de Enfermería

Universidad Autónoma de Chile en Talca

- Publicidad -
Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas