18.9 C
Talca
InicioOpiniónTRABAJO SOCIAL Y SU MIRADA TRANSFORMADORA por Víctor Yáñez Pereira

TRABAJO SOCIAL Y SU MIRADA TRANSFORMADORA por Víctor Yáñez Pereira

La mirada asistencialista del trabajo social ha quedado atrás. A casi 100 años de la profesión en Latinoamérica y Chile, se reconoce el desarrollo de un proyecto político y ético que define la intervención social como un proceso orientado a la transformación y el cambio situado en los colectivos y territorios.

No se trata de una labor fundamentada en el sujeto carenciado, sino en la búsqueda de oportunidades para el desarrollo humano, desde la responsabilidad sociopolítica de mirar las tensiones y situarse en las distintas realidades de ésta, para dar una respuesta efectiva, activa y propositiva a contextos divergentes y pluralistas.

El sistema educativo invita a enfilarse en el trabajo social, pensando que la profesión está al servicio y la ayuda del otro, pero no es así. El trabajador social es un profesional que enfrenta los rostros duros de la modernización: pobreza, dolor, abandono, violencia, vulneración de derechos y muchos otros.

Por tanto, la intervención en el trabajo social contemporáneo no tiene un feudo en el experto. Es de orden abierta, colectiva y multiagenciada, donde el profesional hace la labor de mediación en las relaciones sociales, para abordar las contradicciones que conflictúan la relación social, como ocurre con las identidades locales, derechos de género, reconocimientos de las nuevas ruralidades y juventudes, masculinidades y otros.

Sin embargo, la apuesta es buscar garantías y reivindicaciones en las maneras de vivir la vida.

El trabajo social no se hace cargo de la problemática, como quien coloca un vendaje o sutura una herida, sino que toma parte y partido hasta lograr la participación y cocreación de la ciudadanía, para la apertura y cambio de su realidad. La innovación social y el emprendimiento, desde la disciplina, son expresiones de ello.

Se trabaja con la recuperación sustantiva de los saberes populares, a partir de metodologías como los cabildeos ciudadanos, espacios donde se rescata lo cotidiano de los sujetos, el descubrimiento de alternativas, estrategias y posibilidades de cambio, como una apuesta por los territorios.

La lucha actual es lograr que los sistemas público y privado comprendan la mirada contemporánea del trabajo social, como una disciplina de las ciencias sociales capaz de afrontar la contingencia social y sus cambios continuos, los riesgos y la emergencia.

La profesión es una reivindicación de lo público. Vuelve a recuperar su espacio político, pero con un sentido de transformación conjunta y no unidireccional.

Se entiende que formar parte de una institucionalidad, no supone estar totalmente determinado por ella, sino abrirla y formular preguntas respecto de ella, ya que el trabajo social es interrogativo y despierta a partir del pensamiento crítico.

El trabajo social se plantea como retos: una mayor aproximación a las distintas formas de investigación posibles; comprender que la intervención es un proceso integrado e integral que no está en el mundo operativo, sino que es sustantivo, porque apunta al  cambio y la transformación; abrirse a una formación de pregrado, directamente ligada al postgrado, no sólo en magíster, sino también en doctorados; consolidar un proyecto absolutamente  vinculante con las ciudadanías, es decir, no perder de vista que el trabajo social tiene un lenguaje público, no de administración pública, sino de construcción de lo público.

Dr. Víctor Yáñez Pereira

Vicedecano Fac. Cs. Sociales y Humanidades

Dir. carrera Trabajo Social

Universidad Autónoma de Chile

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas