24.4 C
Talca
InicioCrónicaAsesinato de "Vichito" sigue sin culpables y cuestiona anuncios de seguridad pública...

Asesinato de «Vichito» sigue sin culpables y cuestiona anuncios de seguridad pública en Talca

Estremecedor homicidio todavía sin detenidos motivó críticas a la efectividad del plan “Calles sin Violencia” que, según la autoridad de Gobierno ya está funcionando en Talca, aunque desde el nivel local dicen desconocer cómo se va a implementar, mientras la municipalidad despliega sus propias iniciativas en prevención delictual (por Hernán Espinoza con fotografías de Luis Casanova)

“Justicia para Vichito” se llama la campaña de sensibilización pública que la familia del niño Vicente, de apenas 17 años, está desplegando especialmente en redes sociales, con la finalidad que el brutal asesinato no quede impune y, más todavía, que se adopten medidas para que algo así no se repita en Talca.

Los hechos ocurrieron en la noche del sábado 3 de junio, en una placilla ubicada en la Avenida Colín con 29 Sur. Hasta allí acudió el niño Vicente, portando una mochila con ropa y su teléfono celular, para que lo pasara a buscar su hermana. Sin embargo, una descoordinación retrasó a Vicente y lo dejó esperando.

Lo siguiente quedó al descubierto poco rato después, cuando una persona que pasaba por el lugar observó el cuerpo de un joven delgado que yacía en el suelo, a un costado de la placilla, con evidentes signos de que se estaba desangrando. Así se alertó a personal de Carabineros y, con ello, a paramédicos del SAMU.

Así se confirmó que presentaba lesiones cortopunzantes atribuibles a terceras personas. Tras la constatación de la muerte, la Fiscalía de Flagrancia Regional dispuso aislar el sitio del suceso y la concurrencia de detectives de la Brigada de Homicidios y peritos del Laboratorio de Criminalística (LACRIM), ambos de la PDI de Talca.

Los experimentados detectives de la BH confirmaron que se trataba de un adolescente y que la probable causa de muerte eran justamente lesiones cortantes de tipo homicida. La familia de Vicente, alertada por las primeras informaciones que circulaban por redes sociales, acudió al sitio del suceso porque el niño no respondía las llamadas.

En el lugar, había tres familias esperando noticias. Una de ellas se descartó de inmediato y, las otras dos quedaron citadas al día siguiente para presentarse en el Servicio Médico Legal (SML) de Talca. Ello por cuanto en las ropas del niño no había documentos de identidad y la identificación se hizo a través de peritaje de huellas.

Recién entonces se confirmó que se trataba de Vicente y se confirmó la tragedia para su familia, amigos, vecinos, compañeros de colegio y profesores. Pero también para toda la opinión pública de Talca que se había posiblemente desacostumbrado a un asesinato de estas características, más aún por tratarse de un menor de edad.

Ocurre que, a fines del año pasado, Talca vivió los meses más trágicos de los últimos años con una dramática secuencia de ocho homicidios, entre ellos, el caso de una víctima descuartizada y cuyo cuerpo apareció en un campo agrícola en Pelarco. Con la llegada del nuevo año, la PDI y la fiscalía lograron aclarar todos estos crímenes.

En su mayoría, estaban asociados a los departamentos vandalizados de la Villa Las Américas, en el barrio norte de Talca, un sector que fue intervenido y los edificios demolidos. Se trataba, en definitiva, de antisociales extranjeros y chilenos que se organizaron para controlar el tráfico de drogas y de armas.

Por eso impactó tanto la muerte de Vicente. Además, con el paso de los días, se confirmó por parte de la propia familia que no era solo un homicidio, sino que el probable delito es un robo con homicidio, ya que no apareció ni la mochila ni el teléfono celular de la víctima. Esto es, que uno o dos sujetos lo mataron para robarle.

El alevoso crimen que todavía no tiene detenidos motivó un cuestionamiento transversal a la agenda de seguridad pública, en particular, al anuncio realizado previo a la cuenta pública del Presidente, Gabriel Boric, en cuanto a que Talca -como capital regional del Maule- sería incluida en el plan “Calles sin Violencia” a cargo del Ministerio del Interior.

La primera crítica provino del diputado por Talca y Curicó, Jorge Guzmán (Evópoli), quien puso en duda el anuncio y afirmó que se desconoce si dicho plan está o no efectivamente en funcionamiento, en específico, respecto a una mayor presencia policial, capacidad investigativa y persecución penal de delitos violentos.

En forma coincidente, los concejales del “oficialismo” en la municipalidad de Talca salieron a respaldar estos cuestionamientos. Se trató de Ervin Castillo, Juan Carlos Cáceres y Marcelo Rojas. En tanto, la concejala por Talca, Carolina Soto, subrayó que era necesario darle un espacio a la autoridad de Gobierno para exponer su visión.

Con posterioridad, la también concejala de «oposición», Paula Retamal, anunció que el próximo martes ingresarán un oficio a la Secretaría Municipal, dirigido al alcalde de Talca. Juan Carlos Díaz, con las firmas de los seis ediles que forman esta bancada. Allí pedirán un punto extraordinario para la sesión del 27 de junio para efectos que el Delegado Presidencial Regional exponga sobre el plan “Calles sin Violencia”.

En tanto, desde la municipalidad de Talca reforzaron su agenda propia en materia de seguridad pública, recordando que la implementación del “Plan Vigilante” considera una intervención integral en la comuna, especialmente, con la instalación de nuevas oficinas municipales de seguridad pública –que se suman a las ya existentes en Faustino González, Doña Florencia y Bicentenario– y la habilitación de cámaras de televigilancia, todo esto, con recursos propios.

El anuncio indica que el alcalde tomó como ejemplo lo realizado en el sector Faustino González, que ya cuenta con una oficina de seguridad y donde, además, se ha invertido en la instalación de 10 cámaras de seguridad. “Así que creemos que este es un buen modelo el que se ha desarrollado en el sector nororiente Faustino González para replicar en todos los territorios”, afirmó en un comunicado de prensa, detallando que este modelo se pretende replicar a través del Plan Vigilante.

“Queremos llevar a seis sectores más, seis oficinas de seguridad, implementar alrededor de 140 cámaras de seguridad y a eso le vamos a adicionar pórticos también para leer las patentes de los vehículos y también postes inteligentes que nos permitirán también proteger a nuestros niños, no solamente en los establecimientos educacionales, sino que también en los espacios públicos”, detalló Díaz.

El comunicado detalla que el “Plan Vigilante” considera, además, drones para el desarrollo de patrullajes focalizados, el incremento del patrullaje con el aumento de la flota de vehículos. Todo ello, con financiamiento compartido entre el Gobierno Regional, la Subsecretaría de Desarrollo Regional, la Subsecretaría de Prevención del Delito y recursos del propio municipio.

HABLAN PROTAGONISTAS

Humberto Aqueveque, Delegado Presidencial Regional: “Nosotros ofrecimos ir al Concejo Municipal para exponer y se lo comenté al alcalde de Talca. Hemos esperado recibir una invitación oficial. Quiero señalar que el plan “Calles sin Violencia” se está ejecutando desde la semana siguiente del día del anuncio. Ya hemos tenido reuniones con los subsecretarios y los alcaldes de las comunas involucradas, entre ellas, el alcalde de Talca. De hecho, tanto Carabineros como la PDI han desarrollado trabajos asociados que han tenido repercusiones, con detenciones y servicios extraordinarios. Una cosa es que no haya habido un lanzamiento, pero los servicios policiales están en marcha. Hace mucho rato que se está ejecutando y eso se los hemos dicho a los concejales y al alcalde de Talca”.

Carolina Soto, concejala de Talca: “Hay muy poca información. Yo estoy bastante preocupada porque últimamente nos hemos quedado mucho en los discursos, sin bajar a la realidad. Estas iniciativas, que son muy bien acogidas, se deben trabajar de manera conjunta. Pero, a mi juicio, no ha habido una debida coordinación y bajada de información, incluso al Concejo Municipal. Por ello, hacemos un llamado al Delegado Presidencial para que pueda asistir al Concejo Municipal. También se lo hemos pedido al alcalde, pero nada se ha concretado”.

Marcelo Rojas, concejal por Talca: “Es una falta de respeto a la ciudadanía y a la municipalidad de Talca, porque nosotros como concejales no tenemos información de cómo ha funcionado este plan. Han sido puras palabras y pocas acciones. Y eso lo que hace es perjudicar a la ciudadanía. Tenemos un problema grave en Talca que es la delincuencia. No existe ninguna planificación y el Delegado no ha venido a exponer al Concejo, por lo cual, no tenemos idea cómo está funcionando el plan “Calles sin Violencia”. Tenemos un niño asesinado, violencia y asaltos”.

Juan Carlos Cáceres, concejal por Talca: “Llamamos a la unidad, para trabajar de manera transversal en esto. Pero eso no se ve reflejado en la bajada de información que debe hacer la Delegación Presidencial Regional explicando en qué consiste este plan para las municipalidades. Es muy importante saber en qué se van a invertir estos recursos y si los concejales, como autoridades locales, podemos ser relevantes en la toma de decisiones. Y como municipalidad ser un aporte en mejorar el transporte, el alumbrado público, en los colegios y salud primaria, para mejorar la sensación de seguridad. Queremos que todo esto se nos explique y aclare”.

Ervin Castillo, concejal por Talca: “Yo le he pedido al Delegado Presidencial Regional que nos acompañe a algunos puntos críticos de la comuna, como es la plaza Arturo Prat, porque son sectores que están muy afectados por la delincuencia. Este plan no lo conocemos y los talquinos tenemos derecho a saber cómo se van a invertir los recursos. No vemos ningún impacto en las calles y tampoco en la baja de los delitos violentos, como fue el homicidio de un niño”.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas