15.9 C
Talca
InicioOpinión¿ASÍ O MÁS CLARO? por Juan Carlos Pérez de la Maza

¿ASÍ O MÁS CLARO? por Juan Carlos Pérez de la Maza

Lo de ayer fue, a la vez, un triunfo memorable y una derrota formidable.

Partamos por los últimos, los derrotados. ¿Quiénes fueron los que ayer sufrieron una derrota anunciada, pero no por eso menos dolorosa? En un muy primer lugar el Presidente de la República. No saca nada con intentar subirse al plinto de estadista, ahora, cuando había descendido de él para dedicarse a hacer una desembozada campaña en pro del Apruebo. Y perdió.  No sólo el Plebiscito, rotundamente, sino que la oportunidad de elevarse por sobre la contingencia y haber demostrado que, de verdad, es el Mandatario de todos. Se equivocó y, a partir de hoy, habrá de enmendar su rumbo si es que quiere cumplir el mandato que la ciudadanía le entregó.

También perdieron ayer los partidos políticos que, una vez más, sobrepusieron su ideologizada lógica a la razón y al sentido común. No quisieron ver lo que era obvio, el proyecto que defendían no era, ni por asomo, lo que el pueblo quiere. De no mediar una reflexión serena y madura, se van a ir quedando sin votos. Ni cargos.

Otros que perdieron ayer fueron los miembros de la Convención que, abusando de su circunstancial mayoría, impusieron su visión refundacional, obcecada e intolerante, creyéndose dueños de la verdad y despreciando dos siglos de historia política y decenas de iniciativas populares que desecharon con la soberbia de que hacían gala.

No lamento ninguna de las derrotas anteriores.  La pérdida que sí me duele es otra. La que el país entero ha sufrido. Porque ha sido Chile quien ha perdido dos años enteros, gastados inútilmente en discusiones absurdas e ideas inauditas. Ellos, los Convencionistas que Ud. conoce, crearon un proyecto intolerante y ajeno por completo a lo que la sociedad les demandaba. Nos hicieron perder el tiempo.

¿Y quienes ganaron ayer?  En primer término, ganó la mesura, la prudencia y la racionalidad. En esperpento, el remedo de una Constitución que nos quisieron imponer era, casi en todas sus partes, la negación de la experiencia y de la lógica. ¡¡Qué bueno fue haberlo desechado!!

También ganó la ciudadanía que, ahora sí, tendrá la oportunidad de comenzar de nuevo un proceso constitucional que se requiere, pero no de cualquier forma.

El proyecto que rechazamos ayer no era la casa de todos, que decían. Fue, a lo más, el sueño afiebrado de un puñado de gente que trató de borrar la esencia de lo que, entre todos hemos construido.

En los próximos días habrá de discurrir el mecanismo que, sin la soberbia que rechazamos y con la humildad que otorga la sabiduría, nos permitirá tener una Constitución nueva, pero buena.

Ayer perdió la intolerancia, la soberbia y la arrogancia. Pero, a la vez, ganó la razón, el buen juicio y la cordura.

Ganó Chile.

Juan Carlos Pérez de La Maza *

Licenciado en Historia

Egresado de Derecho

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas