19.9 C
Talca
InicioCrónicaCicloMaule: Todo lo que Pelluhue nos regala

CicloMaule: Todo lo que Pelluhue nos regala

En el litoral sur de la región del Maule, Pelluhue goza con la mayor atracción de veraneantes que, venidos principalmente de las provincias de Cauquenes, Linares y Talca, colman su playa y avenidas principales en el verano (texto y fotografías: Francisco Gutiérrez – Cicloturismo Chile Profundo)

La cascada y pozones “Los Mellizos” se ubican en la parte más alta de Curanipe, recomendándose un vehículo de apoyo (4×4) para llegar a ellos y disfrutar de sus aguas.

Arena negra. Viento constante. Oleaje decidido. Playas kilométricas. Agua fría. Temporales en invierno (de vez en cuando). Lo cierto es que algunos cerros obstinadamente impiden que el litoral maulino se visibilice en nuestro pedaleo por la comuna de Pelluhue, predominando en ella un paisaje rural salpicado de solitarias orillas de mar, olor a humo que expele la tortilla al calentarse en el horno de lata, el trino de una loica sobre un litre centenario y abuelos enseñando a sus nietos lo que Meet y Zoom nunca podrán. Todo mientras una puesta de sol en rojo cadmio nos dice dónde está lo que buscamos en nuestras bicicletas. Pudiendo realizar muchas rutas en esta comuna, presentaremos cuatro tramos a realizar atendiendo a dicho propósito, cada uno con exquisitos activos patrimoniales, razón por la cual realizaremos algunas recomendaciones por separado.

Naturaleza en la que se practica surf, kayak, SUP, trekking o ciclismo: en el presente son una fuerza constitutiva de las expresiones deportivas y culturales que se llevan a cabo en el litoral sur de la región del Maule.

PELLUHUE Y CURANIPE

En el litoral sur de la región del Maule, Pelluhue goza con la mayor atracción de veraneantes que, venidos principalmente de las provincias de Cauquenes, Linares y Talca, colman su playa y avenidas principales en el verano, día y noche. La peculiar mixtura entre el pequeño casco urbano de Pelluhue y el entorno rural que le envuelve y caracteriza, representa una detención obligada y un lugar muy querido por los visitantes gracias al descanso, ocio y divertimiento que evoca. Por su parte, Curanipe se destaca entre otros atractivos patrimoniales por los productos que nos ofrece su caleta de pescadores, como también por los torneos nacionales e internacionales de surf que se llevan a cabo anualmente en sus costas.

Pelluhue, la cabecera comunal, todo el año resulta atractiva, pero en febrero se realizan las actividades que captan a la mayor cantidad de visitantes. En ellas se vivencian las tradiciones campesinas de la “Trilla a yegua suelta” que nos retrotraen al pasado colonial o se disfruta el mar, ya sea en la práctica de surf en Curanipe o en caminatas por las playas muy visitadas actualmente en los Arcos de Calán o aquellas que permanecen más ocultas como la playa “Los Pinos”, cuya entrada se encuentra al suroeste del viaducto. La oferta gastronómica en la ruta es sencillamente exquisita y a precios muy convenientes se dispone de ella en la plaza de Pelluhue y su entorno; también en el Mercado de productos del mar, ubicado en la ruta hacia Curanipe y en el balneario del lugar antes señalado.

Desde una bicicleta la inmensidad de la playa, el sonido del mar, el viento y su fuerza nos colmó de energía positiva: fue un momento mágico pedalear de Pelluhue a Curanipe disfrutando de aquellas cosas que están presentes en nuestra ruta.

Unos kilómetros al sur de Curanipe existe un enjambre de pequeños y atractivos villorrios que iremos descubriendo y compartiendo a ustedes a medida que nos desplazamos en bicicleta por una flamante ruta birregional. Nos encontramos ya en el filo sur de la Región del Maule, en donde la ruta nos envuelve en el entorno campesino de la costa centro-sur de Chile, los valles fértiles del secano costero y la majestuosidad del océano Pacífico en el fondo. Incluyendo a quienes viven en sus alrededores, la población en esta extensa área es cercana a los dos mil habitantes. Las playas son largas y comúnmente solitarias, poseen buenas olas y hermosos roqueríos que nos protegen del viento: para acceder a ellas se debe caminar por senderos perfectamente delimitados que casi siempre están cercados por una arboleda de pinos. A quienes combinamos la práctica del cicloturismo y nos iniciamos en el surf, Curanipe y las playas al sur de allí tienen las olas ideales para ello. Bajo la modalidad de ecoturismo, en algunos hostales ofrecen clases de surf y arriendo de equipos (tablas, longboard, wetsuits, etc.).

CASCADA Y POZON «LOS MELLIZOS»

“Los Mellizos” representan el patrimonio natural por excelencia en el filo suroeste del territorio de la región del Maule, siendo un conjunto patrimonial de caídas de agua y pozones de agua transparente poco conocidas, constituyéndose entre sí en uno de los más bellos escenarios del patrimonio natural ubicado en el Maule Sur. Siempre nos atrapan y cautivan los saltos y ojos de agua que encontrándose en tu propia región no habíamos realizado antes.

El lugar es un Santuario de la Naturaleza aún no declarado. Junto a diversos paisajes marítimos, saltos de agua y la fuerza natural que le circunda, Curanipe es una zona privilegiada en el país debido al patrimonio natural que posee. “Los Mellizos” tienen un alto interés turístico en la comuna de Pelluhue debido a la naturaleza contenida en sus ojos de agua y la belleza paisajística de su entorno, ofreciéndonos un ambiente adecuado para diversas prácticas recreativas que deben asumirse con la responsabilidad que siempre amerita, y ello no admite discusión.

RIO CHOVELLÉN-CASCADA EL GATO

A unos pocos kilómetros al sur de Curanipe nos encontramos con el rostro más incólume de Chile profundo: su entorno natural nos sitúa entre el campo y el mar, ofreciéndonos simultáneamente desconexión y entretención a través de variados servicios (actividades al aire libre, ecocamping, paseos a caballo, trekking, pesca deportiva, cicloturismo, práctica de surf y restaurante) ideal para deleitarse junto a la familia y amigos. Para quienes disfrutamos de nuestros recorridos en bicicleta, podemos ir libremente a esta hermosa ruta costera birregional en cualquier época del año, tanto si vamos por el día o nos quedamos a acampar en las inmediaciones, extendiendo nuestro pedaleo si quisiéramos hasta Cobquecura y Concepción.

Chovellén es una localidad ubicada en el vértice suroeste de la región del Maule y quien pase por allí en auto o bicicleta verá un río muy atractivo con una intensa actividad veraniega que se desarrolla en él. Absolutamente recomendado para hacerlo tomando en cuenta estas recomendaciones, les proponemos a ustedes quedarse junto a este río a disfrutar de sus aguas poco profundas, aptas para la pesca deportiva o la práctica de kayak o Stand Up Paddle (SUP) en una superficie fluvial de 4 kilómetros (1 km río abajo y 3 km río arriba). Pudiendo acceder a sus aguas por las cuatro esquinas del puente, nosotros accedimos al río por la entrada suroriente del Chovellén.

Vecina a Cardonal, la localidad de Chovellén se encuentra a unos 10 kilómetros al sur de Curanipe, y es un lugar ideal para descansar o divertirse junto al extenso río que caracteriza a dicho territorio. En Chovellén existen lugares para acampar y cabañas, bungalows o domos con todas las comodidades para relajarnos. Dichas edificaciones se levantan tanto a lo largo del camino (ruta M-80-N), como hacia el interior y sus suaves lomajes, visualizándose al visitante como parcelas de agrado, verdes praderas fluviales, huertos frutales costeros y colinas arboladas de pinos que enmarcan todo este territorio. Sería hermoso tener un lugar como éste en el corazón de cada ciudad, con senderos infinitos que transporten mentes, corazones y cuerpos a la infancia y la inocencia. Cada vez que vamos a pedalear al océano sentimos el viento y las sales empapando nuestros rostros, al mismo tiempo en que el sonido de los pájaros y del mar entra por nuestros oídos.

A comienzos del verano del 2023 las aguas del Chovellén resplandecen en la ruta, siendo este río el tercero con mayor caudal en su desembocadura tras el Maule y el Mataquito. Para el registro fotográfico y la contemplación del paisaje en la zona litoral maulina el lugar es extraordinario, todo el año. Bucólica es la atmósfera que caracteriza a Chovellén, Cardonal y Peuño, localidades por las que alguna vez pasaron muchos ciclistas sin detenerse y que ahora podemos conocer palmo a palmo, caminando a lo largo de kilométricas playas solitarias.

En Chovellén la ciudadana francesa Margaux Rogeon, junto a su pareja Jonathan Sandoval, han sostenido en los últimos años diversas labores turísticas, enfocadas a todo público, pero especialmente en los jóvenes, administrando una oficina de Turismo y Giras de Estudio para Liceos Municipales, junto a “Odisea Chovellén”: complejo turístico ubicado a la orilla del río Chovellén en el que se realizan habitualmente paseos guiados en kayak día o noche, picnic e incluso eventos musicales.

Al sureste del río Chovellén se encuentra la cascada “El Gato”, hacia la cual nos dirigimos entre varias localidades rurales emplazadas entre verdes praderas, huertos frutales y colinas arboladas de pinos. Las cabañas de pescadores y las parcelas de agrado existen allí en total armonía con la naturaleza, conformando un conjunto patrimonial con características peculiares en la comuna de Pelluhue, cuyo paisaje se caracteriza por sus suaves lomajes destinados a cultivos tradicionales, como el trigo y otros cereales. En bicicleta se accede subiendo junto al letrero vial que nos indica que hemos llegado. Aunque parece lejos, el sector rural de “Mata de Boldo” se encuentra muy cerca del camino principal y allí dejamos nuestras bicicletas para internamos en un sendero que está rodeado por la naturaleza.

Tras cruzar el río en la parte más baja de la quebrada, el sendero tarda una hora en ser recorrido. No hay casas en lo profundo del recorrido y en el camino hay avifauna a la que no debemos molestar. Nuestro trekking debe ser silencioso y su corona es la cascada y el pozón que ésta forma. En la exigente ruta aprovechamos el paisaje, disfrutamos del agua fresca de los manantiales y de los frutos que la naturaleza generosamente nos ofrecía. Tras el asombro de los participantes en esta experiencia al ver la estela de agua y sus 10 metros de caída, nos dispusimos a bañarnos en un paraíso del patrimonio natural de Pelluhue que aún no es alcanzado por el turismo que tradicionalmente se ha generado en nuestra región.

SALTO DE AGUA, TREGUALEMU, LOS QUEULES Y ARCOS DE CALÁN 

Pelluhue es una comuna de una riqueza ecosistémica a nivel internacional. ¿Y qué se ha hecho por ello en los últimos años? Si se tiene pensado ir a vacacionar a la localidad de Pelluhue, no se puede dejar de visitar su franja litoral sur que por décadas había permanecido oculta. Pese a que hoy existe una ruta perfectamente transitable entre Pelluhue en el Maule y Cobquecura en Ñuble, se ha perdido el foco en las áreas de interés en los entornos naturales de dicha comuna, ya sea en “El Salto”, Tregualemu, la Reserva Nacional “Los Queules”, o en el Santuario de la Naturaleza “Arcos de Calán”, los cuales pese a la riqueza patrimonial que poseen, se encuentran bajo una total indefensión por parte del Estado.

Una sorpresiva, sencilla y muy acogedora infraestructura disponen hoy en «Salto de Agua» para sus visitantes, en un pedagógico hotspot ubicado en lo alto de la comuna de Pelluhue, accediendo nosotros desde el sector de Chovellén. Hace varios años realizamos la ruta a uno de los cuatro saltos y ahora es perfectamente posible disfrutar de sus caídas de agua, cuyos accesos están claramente delimitados por senderos señalizados. Lo anterior resulta un logro del todo plausible para una comunidad que distante de todas las miradas y el «quehacer» de las autoridades en el ámbito turístico, patrimonial o cultural, ha podido implementar sin excusas un espacio óptimo para el goce contemplativo y sin mayores esfuerzos para quienes disfrutan del patrimonio natural en la comuna de Pelluhue. El ascenso en vehículo hasta la azotea de la comuna es un tanto complejo y el costo de acceso por persona es muy accesible.

La precaria infraestructura vial y su difícil accesibilidad geográfica o la invisible sensibilización sobre la misma son algunas de las razones que explican el desconocimiento que existe sobre la Reserva Nacional “Los Queules”. Lejos de los centros poblados, emplazado en alturas y rincones casi inaccesibles de la cordillera de la costa maulina, la Reserva Nacional Los Queules nos acompaña a diario, más nuestros ojos no están acostumbrados a ver y disfrutar la riqueza natural que este tesoro patrimonial detenta en Pelluhue. Así, en uno de las áreas más elevadas y recónditas de la comuna de Pelluhue se encuentra la Reserva Nacional Los Queules, creada el 14 de marzo de 1995 como una estrategia para la conservación de la biodiversidad de la región del Maule. Con ello se logró proteger una superficie de 147 hectáreas que se destaca por la preservación del Queule, un árbol que se encuentra únicamente en Chile y que está en peligro crítico de extinción. Es el único representante de su familia y su hábitat es restringido.

Ubicada en el filo sur de la comuna de Pelluhue se encuentra la apacible y solitaria localidad de Tregualemu, un campo que cuenta con una hermosa vista al mar y que como en tantos otros, no nos habíamos detenido en nuestras bicicletas para apreciar su simple belleza natural. Es una localidad rural que se ubica entre verdes praderas, huertos frutales y colinas arboladas de pinos. Resulta ideal para un trekking contemplativo en el que recorremos el borde sur del litoral maulino. El pedaleo fue muy solitario aunque en él pudimos ver a otras personas disfrutando a su manera: haciendo kayak, pescando, practicando surf y diferentes deportes acuáticos o simplemente a mirando el mar. En Tregualemu son identitarias dos antiguas casas patronales chilenas que podrían servir como una perfecta locación para grabar allí un ilustrativo documental sobre el Maule decimonónico. Como vivo retrato de otra época, estas casonas coloniales lucen una potente y muy digna fachada, pese a los daños gravísimos que el 27-F les propinó; ambas subsisten con rebeldía al terremoto gracias al cuidado que le prodigan sus propietarios.

Finalmente, el Santuario de la Naturaleza “Arcos de Calán cierra el mosaico patrimonial que hemos expuesto en esta publicación. Ubicado en la costa del extremo suroeste de la Región del Maule, este hotspot se caracteriza por sus acantilados, terrazas, cordones litorales, arenas negras y los dos pequeños arcos que se pueden cruzar caminando y que se encuentran en directa relación con el océano Pacífico. Mención aparte merece su gran diversidad botánica y la riqueza de su avifauna. El lugar no presenta centros poblados en sus cercanías, lo que le confiere soledad y al mismo tiempo una amenaza, quedando los “Arcos de Calán” a la absoluta merced de sus visitantes, cosa que comprobamos en primera persona. La inmensidad de la playa, el sonido del mar, el viento y su fuerza caracterizan a los “Arcos de Calán”. En él se destaca principalmente un conjunto rocoso que, como identitario santuario natural, prevalece por su singular belleza y se le conoce con el nombre de los “Arcos de Calán”. Dichos arcos son pequeños si se los compara con similares y se formaron gracias a la acción conjunta de diversas fuerzas erosivas, las cuales han labrado las rocas, dándoles a éstas formas de arcos.

Debidamente señalizada en carretera, la entrada a los “Arcos de Calán” se realiza en un camino de tierra, accesible a bicicletas y a casi todo tipo de vehículos. El lugar no cuenta con infraestructura para recibir visitantes, ni tampoco en él se proveen abastos, por lo cual se sugiere ir preparados. En el verano muchos turistas lo visitan y no pocos acampan allí. Generalmente son los pescadores quienes dominan este lugar en el que se mezclan bosques, playa, rocas y dunas. Al norte y al sur de los arcos existen playas que cuentan con una excelente vista, para quienes gusten caminar por la soledad de sus arenas negras. La inmensidad de la playa, el sonido del mar, el viento y su fuerza caracterizan al Santuario “Arcos de Calán” como también la irrupción inmobiliaria en su entrada sur y el abandono institucional de un sitio que protegido por ley no cuenta con baños y basureros para sus visitantes.

EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA

Cicloturismo Chile Profundo se complace en invitarles a nuestra exposición fotográfica patrimonial llamada “El Maule en Bicicleta, 2015-2023”, que se realizará en Pelluhue, desde el 16 de enero hasta el 3 de febrero del presente año en la Casa de la Cultura Carmen García Salamanca.

Cicloturismo Chile Profundo hace de sus rutas un mensaje donde sus registros fotográficos, audiovisuales y afectivos se esparcen y habitan en los escenarios y paisajes del Maule, Chile y el mundo.

Se exhibirán 30 fotografías enmarcadas 80×60 cm, en donde cada obra representa a una de las comunas maulinas, relevadas de acuerdo al Patrimonio más Significativo que en ellas hemos identificado tras ocho años de ruta e investigación, ya sea desde el ámbito natural, arqueológico, inmaterial o tangible.

PATRIMONIO CULTURAL

Carolina Zurita Almonacid, coordinadora de Cultura de la Ilustre Municipalidad de Pelluhue, señala que el patrimonio cultural comunal ha sido potenciado y difundido, incentivando la cultura en todas sus aristas, “tratando de llegar a la mayor cantidad de personas posible, para ello es que trabajamos todos los días en crear proyectos e iniciativas que puedan hacer realizable esta misión”.

Carolina puntualiza: “La señora alcaldesa, María Luz Reyes Orellana, me encargó la tarea de darle vida a la Casa de la Cultura, construida durante su gestión, en el afán de abrir espacios comunitarios para el desarrollo cultural (…) En el año que lleva en funcionamiento, ha tenido la oportunidad de contar con exposiciones en distintas disciplinas como pintura, acuarela, fotografía, ilustración, etc., siendo visitadas tanto por vecinos de la comuna y turistas”.

GALERÍA DE FOTOS

El río Chovellén nos permite desarrollar actividades al aire libre, ecocamping, paseos a caballo, trekking, pesca deportiva, cicloturismo, práctica de surf y restaurantes.
El río Chovellén nos permite desarrollar actividades al aire libre, ecocamping, paseos a caballo, trekking, pesca deportiva, cicloturismo, práctica de surf y restaurantes.
La cascada “El Gato” tiene un alto interés turístico, ofreciéndonos un ambiente adecuado para diversas prácticas recreativas que deben asumirse con responsabilidad.
La Reserva Nacional “Los Queules” protege a las mínimas subpoblaciones de Queules sobreviven en nuestro presente, por lo que esta especie se encuentra en peligro de extinción.
Tregualemu nos envuelve en el entorno campesino de la costa centro-sur de Chile, los valles fértiles del Secano Costero y la majestuosidad del océano Pacífico en el fondo.
Además de su riqueza pétrea, en el Santuario de la Naturaleza “Los Arcos de Calán” se destaca la observación y escucha de aves como la perdiz, el pitío, el chercán, el chuncho, la loica y el zorzal.
Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas