14.1 C
Talca
InicioCrónicaDía del Niño (a): experto propone celebrar más allá de los regalos

Día del Niño (a): experto propone celebrar más allá de los regalos

El tiempo de calidad, el contacto afectivo y la educación en los derechos humanos, son aristas que no deben quedar de lado al momento de celebrar el Día del Niño. ¿Cómo ponerlo en práctica? 

propone Gerardo Chandía es director del Magíster en Salud Mental Infanto Juvenil de la Universidad Católica del Maule (UCM).

¿Cuál es el contexto?

Cada 5 de agosto desde 1976 se celebra el Día del Niño en Chile, una fecha instaurada para incentivar el consumo, también este mismo mes, pero el día 14 de 1990, el país ratificó la Convención de los Derecho del Niño. Por ello, bien vale la pena reflexión al respecto, así lo propone Gerardo Chandía, director del Magíster en Salud Mental Infanto Juvenil de la Universidad Católica del Maule (UCM).

¿Qué explicó un experto?

“La ratificación de la Convención significó un cambio de mirada de los niños y niñas, pasamos de verlos como objetos de derechos, a visibilizarlos como sujetos de derechos, es decir, con capacidad de participar en su propio bienestar”, explicó Chandía.

¿Cómo afrontar el consumismo?

Si bien, tradicionalmente, los padres y cuidadores buscan el mejor regalo para sus hijos y el bombardeo de publicidad es alto previo a la fecha; el académico propone valorar más el contacto afectivo y el tiempo de calidad. Esto implica que no basta con entregar un nuevo juguete.

¿Dónde enfocarse para esta fecha?

«El acento debe estar puesto en compartir un día de juegos, diversión y enfocado en el contacto afectivo. Idealmente todos los días debiesen tener la misma tónica, sin embargo, la vida diaria laboral de padres, madres y/o cuidadores dificulta el establecimiento de estas instancias. Por tanto, al menos un día al año, el énfasis pudiera estar puesto en un día de relajo, distención que no necesariamente implica un gasto económico”, propuso.

¿Qué hace feliz a los niños, niñas y adolescentes?

Y es que, aunque muchos gastan importantes cifras en los regalos, lo cierto es que “los niños y niñas son felices con cosas sencillas, basta solo con creatividad y disposición para jugar”, puntualizó el académico.

¿Cuál es la principal sugerencia?

Este juego, recalcó, también puede contribuir a educar respecto de sus derechos. “Podemos educar en que todos los niños y niñas tienen derecho a un nombre y nacionalidad haciendo juegos en torno al carnet de identidad, en el caso de no tenerlo, hacer el ejercicio de comprometerse a ir a sacarlo, así también podemos educar en que expresen lo que piensan y sienten generando momentos en que puedan decidir qué hacer, que tomen sus propias decisiones, -con un criterio de seguridad obviamente-, pero que ellos decidan, por ejemplo, qué ropa colocarse para ir a un cumpleaños», indicó el experto en salud mental infanto juvenil.

¿Qué se exige a los adultos?

Lo anterior implica que los adultos deben ser los primeros en tomar conciencia de los derechos de los niños que incluyen vivir en un medio ambiente sano y limpio y a disfrutar del contacto con la naturaleza, tener una vida digna y plena, más aún si se tiene una discapacidad física o mental; crecer sanos física, mental y espiritualmente, entre otras garantías recogidas por la Unicef.

¿Cómo mitigar el adultocentrismo?

Generar esa conciencia implica despojarse de la mirada adultocentrista que muchas veces relega a la infancia a estar en espacios separados, por ejemplo, en una reunión familiar. “Esto los priva de compartir con los seres que más quieren. Si hacemos el ejercicio de preguntarles a los niños donde les gustaría estar, les aseguro que decidirán en la mesa con los adultos.  En resumen, como adultos, es importante conocer los derechos y traspáseselos a los niños y niñas de forma lúdica y bien tratante”.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas