21.6 C
Talca
InicioCrónicaENTREVISTA: “Por cierto que advertimos un escenario muy confrontacional”

ENTREVISTA: “Por cierto que advertimos un escenario muy confrontacional”

Sebastián Jans Pérez, Gran Maestro de la Logia de Chile, visitó Talca para dialogar con las principales autoridades de la región sobre temáticas como avances en la regionalización y la problemática de la violencia escolar (por Hernán Espinoza Jara)

¿Cuál es la visión de la Gran Logia respecto al proceso de cambio institucional que está viviendo Chile, en particular, porque el proceso constituyente y el primer mes del nuevo Gobierno están navegando sobre “turbulencias”?

“Por esencia, nuestra institución se sustenta en el diálogo, en la capacidad de ponerse de acuerdo en todo aquello que tiene como objetivo el bien común. Y en eses sentido, nuestra recomendación siempre ha sido buscar todos los caminos a través de un sano debate, sin una pretensión de hegemonía, sino que buscando aquellos elementos que nos permiten unirnos respecto a lo que queremos hacer como país y como sociedad.

Por cierto que advertimos un escenario muy confrontacional, porque hay miradas un tanto absolutas respecto a cómo deben abordarse determinados elementos que debieran componer la Constitución, pero igualmente esperamos que este proceso pueda ser una buena posibilidad de que hoy se esté debatiendo lo que hace la Constitución.

No solamente es importante lo que se discute en la Convención, sino también que se discuta sobre lo que hace la Constitución, desde todo punto de vista. Entonces, hay un debate democrático que es interesante y que puede ayudar a sortear las turbulencias, en la medida que exista una disposición efectiva de buscar una mejor Constitución, desde el punto de vista de los objetivos.

Hay algunas cosas que tal vez no sean necesarias de incorporar a un texto constitucional y que, más bien, corresponden a aspectos de leyes específicas. Creo que, para superar la incertidumbre, debe llegar un momento en que podamos observar un mejor resultado. Tal vez vaya a ser la Comisión de Armonización un camino o espacio donde se puedan resolver de mejor forma los temas. Pero lo que ocurre en la Convención es parte de la democracia y ayuda a encontrar un camino común”.

¿Y cómo se entienden las decisiones de hacer cambios y casi eliminar instituciones, como el Senado y la figura del Fiscal Nacional en el Ministerio Público?

“Creo que una buena Constitución tiene que considerar todo lo bueno que tiene la tradición y todo lo bueno que tiene la innovación y las buenas ideas. Hay que establecer cierto equilibrio, porque desde luego existen aspectos de la tradición constitucional chilena que fueron admirados por muchos países, producto de su eficacia y de la forma de establecer una institucionalidad sólida. Entonces, hay que respetar o considerar aquellos aspectos que dan fortaleza institucional y atacar aquellos donde probablemente la institucionalidad que había no resolvía algunos problemas o no daba ciertas oportunidades.

Más allá de hacer cambios radicales en lo que significan las instituciones que deben caracterizar un marco constitucional y más allá de que haya un interés exacerbado en generar cosas nuevas, lo importante es recoger los aprendizajes, las buenas tradiciones y poner por sobre todo en protección aquello que da fortaleza al marco constitucional. No por ser originales, vamos a perder algo que funciona eficazmente y que tal vez requiera algunos ajustes que están en la ley y no en la Constitución”.

¿La Gran Logia ha sido llamada a exponer sus puntos de vista en la Convención? ¿Tuvieron oportunidad de plantear sus inquietudes?

«Nosotros hemos hecho llegar documentos respecto a visione que tenemos, sobre todo, pensando en el futuro…”.

¿Y a la luz de las votaciones ustedes ven que los han escuchado o bien esos documentos se fueron al archivo?

“Mi apreciación es que ha estado muy fuertemente expresado un nivel de iniciativas que han surgido al interior de la Convención y pareciera que no hay una recepción importante a un conjunto de instituciones y organizaciones que han hecho llegar planteamientos. Ellos también manifiestan cierta frustración porque no se advierte que esos planteamientos estén en los debates. Pero tampoco podemos ponernos en la idea de que todo ha sido desechado. Creo que allí hay gente que estudia mucho y deben mirar con interés los aportes que han recibido”.

¿Pero igualmente les hubiera gustado haber sido más escuchados?

“Lo que a uno le guste puede ser un factor muy subjetivo. Lo que a nosotros nos interesan son los principios constitucionales que consagran de manera clara qué es lo que funda la idea de la Constitución. Y allí han surgido algunas ideas que nos parecen interesantes, pero también otras que pensamos que pueden ser efectivamente propias de una ley mas que del marco constitucionalidad”.

¿Qué les parece esto de tener distintos sistemas de justicia?

“En general, siempre han existido distintos tipos de justicia en nuestro país. Lo importante es que la justicia sea igual para todos. Por ello, es importante considerar que cualquier innovación en cuanto a las formas de administración de justicia esté escrita. Ciertas miradas tradicionales sobre cómo se resuelven los conflictos ha traído problemas, especial, si vemos las experiencias en otros países. En Ecuador, por ejemplo, la justicia de los pueblos originarios contenía aspectos que han entrado en contradicción con la Constitución. Toda expresión de justicia que tenga una raíz arcaica, tiene el problema que son anteriores a los derechos humanos. Entonces, cómo se evalúa frente a otras miradas es algo que puede traer problemas”.

¿Y qué proponen ustedes?

“La justicia, en general, debe ser para todos la misma. Puede tener especializaciones. Es posible que exista una justicia ancestral, pero tiene que ser escrita, ´para que cuando haya que resolver, se tenga algo por escrito para que los jueces resuelvan, por ejemplo, un recurso de apelación. Pero sabemos que las justicias ancestrales tienen componentes que son complejos. Entonces, tenemos que aprender lo que nos ha enseñado el progreso”.

¿Ustedes coinciden en el diagnóstico de que los pueblos originarios estaban marginados en Chile?

“Yo creo que sí, que los pueblos originarios han estado afectados por la marginalidad, la pobreza y una acción del Estado que no ha sido capaza de preservar algunas tradiciones y derechos, además de realidades culturales. El idioma de determinados pueblos prácticamente está desapareciendo. Ello es manifestación del olvido del Estado frente a lo que significó la realidad cultural y la historia de esos pueblos”.

¿Y cómo ir procesando e incorporando esas demandas?

“Nosotros hicimos una declaración a inicios de 2019 en Temuco, llamando al reconocimiento constitucional de los pueblos originarios, especialmente, al mapuche. Yo creo que es necesario que se establezcan mecanismos en la nueva Constitución que garanticen la necesidad de los pueblos originarios de tener interlocución con el Estado chileno para resolver los problemas históricos que los afectan. Puede ser una solución práctica para poder avanzar hacia un reconocimiento y compensar daños históricos. Todo ello, en procesos que tienen que ser muy claros y transparentes”.

¿Así se explica la violencia que está afectando a ese territorio y que impacta a todo el país?

“Tengo la impresión de que allí hay una mezcla de cosas. Que la violencia no es precisamente solo manifestación de grupos minoritarios. A veces tiene que ver con temas de delincuencia, otras, con problemas que tienen otra naturaleza. Dado que el Estado ha ido retirándose de esos territorios, hoy no existe eficacia de resolver muchos de los problemas. Y eso es fundamental, que se sepa cuál es la raíz de determinados hechos de violencia”.

¿Qué futuro le ven a la figura del Delegado Presidencial Regional designado desde el nivel central en relación a los y las Gobernadores electos?

“La figura del Delegado Presidencial debiera ir declinando sus responsabilidades dentro del sistema de regionalización que, por lo demás, ha avanzado en cuanto a lo institucional. Sin duda es más sano tener gobernadores electos para abordar este tema que es fundamental para el país. En Chile desde hace muchos años que estamos hablando de regionalización y descentralización, con fracasos en determinados intentos. Hoy día se está avanzando con paso seguro, con autoridades electas, con más democracia como buena solución para avanzar en favor de las demandas de los territorios, de los problemas que se presentan en las regiones. Da mucha más fortaleza tener una autoridad elegida que designada”.

¿A qué se debe este preocupante fenómeno de la violencia escolar que en nuestra región ha tenido expresiones gravísimas para las víctimas y sus familias?

“Por sobre todo, queda claro que el escenario de confrontación que hemos vivido en el último tiempo, crea las condiciones para no resolver las coas en un marco racional, de conversación y respeto. En ese sentido, quienes ejercen el liderazgo deben marcar más fuete el ejemplo necesario para construir relaciones sociales más sanas. Porque si estamos acostumbrados a una verbalización permanente de la violencia, obviamente que le estamos señalando a nuestros niños y jóvenes que esta es una forma natural para debatir. Entonces, es importante que quienes ejercen el liderazgo moderen el lenguaje y que tengan una forma menos confrontacional, marcando claramente un espíritu de conversación en los debates, de discusión sana, pero sin descalificarse y sin conminarse de alguna manera que es tremendamente compleja si hay un niño o un joven mirando la televisión, porque entiende erradamente que esa es una forma natural de resolver los conflictos”.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas