13.6 C
Talca
InicioTribunalesExclusivo: las confesiones que aclararon asesinato ocurrido hace tres años

Exclusivo: las confesiones que aclararon asesinato ocurrido hace tres años

Los tres detenidos, entre ellos, un sujeto que era menor de edad al momento de los hechos, quedaron en prisión tras ser formalizados por homicidio calificado con la circunstancia de la alevosía

¿Cómo y cuándo ocurrió?

Fue el 30 de agosto de 2018, a las 22.00 horas, en una casa habitación abandonada, ubicada en Avenida Presidente Ibáñez con calle Serrano, en Linares. A esa hora, vecinos alertaron a personal de Carabineros tras escuchar el sonido de un disparo y observar a tres jóvenes que abandonaban el recinto a bordo de un automóvil. Luego, se descubrió un cadáver al interior de una vivienda, correspondiente a Ignacio Antonio Canales Hernández, el cual presentaba una lesión del tipo traumatismo craneano abierto debido a proyectil balístico.

¿Por qué se demoró tanto la investigación?

La fiscal, María Teresa Recabarren, en audiencia judicial realizada vía telemática este martes, explicó que la PDI tuvo que agotar sus recursos para obtener indicios que permitieron encauzar la investigación. Ello por cuanto si bien dos testigos observaron a los tres sujetos que salían del lugar, tras escuchar el disparo, ninguno de ellos observó sus rostros y tampoco la patente del auto en el cual escaparon. Lo mismo ocurrió con cámaras de seguridad que tampoco permitieron identificar esa patente, pero sí establecer que el vehículo presentaba dos características llamativas, esto es, que no tenía parachoques y que el portamaletas estaba deformado, además del color y modelo.

¿Qué fue primero en la investigación?

La PDI logró ubicar un vehículo similar al que grabaron las cámaras de seguridad y se llegó hasta el propietario, quien primero afirmó que tenía el auto en reparación en un taller mecánico el día de los hechos. Pero ocurre que ese dato era falso, ante lo cual, los detectives volvieron a concentrar su interés en este sujeto que actualmente tiene la calidad de testigo protegido. Así se obtuvieron tres apodos de posibles sospechosos del crimen, esto es, “El Pollo”, “Claudio” y “El Pelao”. Luego, a través de redes sociales y una labor de inteligencia policial, se llegó a establecer tres identidades.

¿Qué ocurrió después?

El 5 de agosto del presente año, la PDI logró reunir la evidencia suficiente para interrogar al uno de estos tres sujetos cuya identidad no se puede revelar debido a una prohibición expresa del Juzgado de Garantía de Linares. En su testimonio, esta persona dijo que, el día del asesinato, dos amigos lo pasaron a buscar a su domicilio en el sector de Huapi, en Linares, añadiendo que uno de ellos -menor de edad- portaba una escopeta de fabricación artesanal.  El imputado sostuvo que el grupo siempre iba al río para consumir cerveza, pero luego optaron por pasar a la casa abandonada de Presidente Ibáñez con motivo de fumar droga.

¿Qué ocurrió al interior de la casa?

La versión de este imputado es la siguiente: “Entramos a esta casa que no tenía luz. Recuerdo que yo iba adelante, estaba oscuro, pero el R tenía una linterna. Había alguien agachado que estaba fumando pasta base, quien tenía aspecto de ser joven. Yo lo saludé y él me respondió riendo, pero con risa de droga. El R lo alumbró a la cara, mientras yo estaba preparando un cigarro con mezcla de tabaco y pasta base para fumarlo. En un instante el Y se acercó al hombre y sin decirle nada le disparó en la cabeza. Fue un solo disparo, pero muy fuerte. Luego, este hombre debe haber muerto altiro porque lo vi desvanecerse. Yo nunca había visto algo así. Yo reté al Y le dije la cagaste. Y después le dije que nos fuéramos de ahí. Salimos de la casa y llegamos a la calle. Nos subimos al auto y me fueron a dejar a mi casa. Cuando íbamos caminando, yo iba retando al Y. Él no decía nada porque iba como en shock. Yo dije que el Y se había pitiado a un loco. Yo era su amigo, pero después me alejé. Yo creo que era soldado de un traficante”.

¿Qué declaró el menor de edad?

El imputado que fue sindicado como el que efectuó el disparo y que corresponde a un menor de edad al momento de los hechos, también declaró ante la PDI. Allí dijo que entró a la casa con la escopeta para dar “cobertura” a sus los otros imputados, señalando que esas personas se lanzaron sobre la víctima y lo comenzaron a registrar para quitarle el teléfono celular. Luego, dijo que estuvo a punto de caer y allí se le habría disparado el arma en forma supuestamente accidental.

¿Y el tercer imputado qué dijo?

El tercer imputado afirmó que fue el joven C quien les dijo cuando iban en el auto que tenían que ir a la casa abandonada para robarle dinero o quitarle droga a alguien que estuvieran adentro. “Él quería droga para seguir carreteando. Nos dijo que en esa casa había plata que tenían los fumones. Así que decidimos ir y en el camino el M sacó una escopeta que se desarmaba. Me bajé del auto, con C y el Y. Cuando entramos a la casa vimos a un hombre joven que estaba fumando agachado. Al acercarnos, el Y se le fue encima y le preguntó si tenía dinero, mientras el C le registraba el pantalón, donde le sacó el teléfono celular. Este hombre opuso resistencia y al intentar pararse, el Y le disparó en la cabeza. Luego los tres arrancamos en el auto hacia el Huapi. Allí comentamos que habíamos matado a una persona, que al Y se le había escapado un tiro desde la escopeta”, afirmó.

¿Qué delito fue formalizado y con qué circunstancia?

La fiscal Recabarren presentó cargos criminales por homicidio calificado, con la circunstancia de la alevosía, por estimar que los detenidos actuaron sobre seguro, aprovechando que eran tres y que uno de ellos portaba un arma de fuego. Añadió que dos de los imputados registran condenas previas e incluso causas vigentes, por lo cual, exigió aplicar la medida cautelar de prisión preventiva por peligro para la seguridad de la sociedad.

¿Qué resolvió el tribunal?

La jueza, Evelyn Pérez, luego de pedirle más antecedentes a la fiscal y escuchar al abogado, Francisco Flores, de la Defensoría Penal Pública, así como a dos abogados querellantes que representan a la hermana de la víctima fatal, se inclinó por la solicitud de las partes acusadoras y decretó el ingreso a la cárcel de Linares de los dos imputados que eran adultos al momento de los hechos y, en cuanto al imputado que era menor de edad, se dispuso su ingreso al Centro de Internación Provisoria (CIP-CREC) ubicado en Talca. A la vez, se limitó en cinco meses el plazo de la investigación.

Mantente Informado
11,071FansMe gusta
4,491SeguidoresSeguir
916SeguidoresSeguir
829SuscriptoresSuscribirte
Noticias Relacionadas